Glovo coge fuerza para la batalla final por la última milla

Están siendo unas semanas repletas de noticias sobre Glovo, pero también dentro del sector de la última milla. Todo esto refleja que vamos hacia la batalla definitiva del food delivery. El sector se está consolidando rápidamente en tres jugadores, aunque ya se sabe, en esto de los negocios digitales, tres son multitud.

De esto hablamos en este último #technobits del curso en Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

Pero vamos primero con Deliveroo. Hace muy pocos días, la Seguridad Social ganaba un “macrojuicio” a Deliveroo sobre la consideración de falsos autónomos de sus raiders.

Este juicio llega semanas antes de que empiece otro macrojuicio en Zaragoza sobre lo mismo, pero esta vez con los repartidores de Glovo. Cierto es que Glovo ha ganado varios juicios de este tipo hasta ahora, pero parece que cada vez se van fijando más criterios judiciales que antes o después amenazará su modelo actual.

Pero todo esto, es una marejadilla en la gran tormenta que se avecina. Tormenta en la que sólo van a participar (grandes) unicornios. Y Glovo todavía no lo es… todavía. Hace tres meses Glovo cerró una ronda de inversión que llevó su valoración a 650 millones de euros.

Y todo indica que la valoración de Glovo subirá pronto. Hace pocos días se empezó a hablar de que Softbank estaba negociando su entrada en la compañía a través de su poderosísimo Vision Fund. No hay que olvidar que Softbank tiene una participación de un más del 16 de Uber, y por supuesto Uber es la propietaria de Uber Eats.

Hace un par de meses ya hablamos de la entrada de Amazon en Deliveroo después de que Amazon Eats no terminara de despegar.

Y por si fuera poco, y como prueba definitiva de que lo que está pasando es la batalla final por ese “sólo puede quedar uno”, Takeway parece estar preparando una oferta por Just Eat.

Recapitulemos, suponiendo que todos estos rumores de operaciones en el sector se confirmen, se estarían formando tres grandes grupos del delivery. Por un lado softbank con Uber Eats y Glovo, luego Takeaway con Just Eat, y finalmente el de Amazon con Deliveroo. Casi nada. Todos con una valoración (agregada) en el entorno de los 10000 millones de dólares.

En todo caso, las buenas noticias para Glovo no se quedan ahí. Hace unos días también anunciaron la firma de un importante acuerdo con Carrefour por el que Glovo repartirá en ciudades de Francia, España, Italia y Argentina productos de Carrefour en menos de 30 minutos.

Curiosamente, sólo hace unos meses, Glovo había empezado su propio supermercado. Utilizando supermercados ciegos (concepto importado de las cocinas ciegas), Glovo se lanzaba a la competencia con los grandes supermercados centrándose en momento en compra a domicilio de “conveniencia”.

Hace poco leía este interesante artículo del BCG sobre cómo están evolucionando las relaciones entre las grandes empresas y las startups después del “calentón” inicial. Todos los que estamos metidos en este mundo, sabemos lo rápido que se disipa la ilusión inicial en las grandes empresas al ver que esto necesita tiempo, y cómo muchas de ellas no tienen la paciencia suficiente.

Está sido muy interesante ver cómo esas relaciones están evolucionando. De aceleradoras corporativas con mucho marketing y poca sustancia, a fondos corporativos de capital riesgo con tiempos de retorno largo, ahora estamos viendo cómo se buscan opciones más ágiles, muy de moda está el corporate venture building, pero es muy interesante ver que ya hay cada vez más grandes empresas que ven a las startups cómo opciones viables a acuerdos estratégicos.

Eso se ve en este gráfico, pero el ejemplo de Glovo y Carrefour es un ejemplo de libro de esta tendencia, que en mi humilde opinión, va a marcar la siguiente fase de relaciones entre corporaciones y startups.

Hay un dicho en inglés que se refiere a cuando uno no está preparado adecuadamente para algo. Se podría traducir cómo ir a una pelea de pistolas con un cuchillo (bring a knife to a gunfight). La batalla final por la hegemonía en el mercado del reparto a domicilio, y por lo tanto, de la última milla, será tremenda. Una batalla entre unicornios con los bolsillos llenos de dinero.

A Glovo le queda poco margen de tiempo para prepararse, pero todo parece que llegará a tiempo y que estará en uno de los bloques más potentes en esta batalla. Preparen las palomitas.

@resbla

Comentarios bienvenidos!

A %d blogueros les gusta esto: