Categorías
innovación

Estamos cerca de la Era de la Fusión Nuclear… sí, en serio

De la Fusión Nuclear se lleva diciendo desde hace más de 50 años que estamos a 20 años de que sea una realidad. Durante las últimas semanas, se han producido noticias muy relevantes que invitan a pensar que ahora sí que es verdad, incluso que podríamos estar más cerca.

De todo esto hablamos en este technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2021/09/fusion-nuclear.mp3?_=1

 

En las últimas semanas se han producido cuatro noticias muy importantes en el campo de la fusión nuclear que hacen pensar que su explotación comercial podría ser una realidad la década que viene.

La primera de estas noticias ha ocurrido en un proyecto que necesita de muchas buenas noticias. El ITER anunció que la primera parte del que será el mayor imán del mundo había llegado ya a sus instalaciones. Se dice que tan potente que sería capaz de levantar un portaaviones 6 metros del suelo.

Los más viejos del lugar recordamos que España estuvo a punto de ser el lugar elegido para la construcción de este pantagruélico proyecto internacional. Un proyecto que lleva 10 años de retraso y maneja actualmente un presupuesto 4 veces el inicialmente proyectado. Aún así, se espera que en el 2035 el ITER empiece a funcionar, aunque es difícil prever cuándo los experimentos darán resultados.

Otra noticia muy interesante viene del Wendelstein 7-X alemán. Un dispositivo del tipo stellator que se utiliza para almacenar el plasma necesario para generar fusión nuclear de forma sostenida. Los stellator fueron de los primeros diseños que se utilizaron para ello. Sin embargo, su diseño los hace muy complejos de diseñar, construir y operar, por eso se fueron dejando a un lado a favor de otros diseños, sobre todo el Tokamak (que utiliza el ITER).

Sin embargo, los avances en computación y materiales han dado una segunda vida al stellator. Recientemente los investigadores del Wendelstein-7X anunciaron que gracias al último rediseño del reactor gracias a potentes supercomputadores han roto los límites de temperatura que anteriores diseños tenían y consideran que pueden alcanzar temperaturas el doble que las del sol.

Hace también unas semanas, se produjo otro avance significativo esta vez en el mundo del confinamiento inercial. A diferencia del confinamiento magnético que utiliza tanto tokamaks como stellators, en este caso se utilizan láseres para generar y contener la fusión. Para ello, se necesita una energía enorme para conseguir la ignición. Pues bien, utilizando un láser cuyo generador ocupa tres campos de fútbol y que proyecta toda la energía en un punto con el diámetro de un pelo humano, los investigadores del NIF han conseguido un nuevo récord consiguiendo el 70% de la energía que se estima que se necesita para esa ignición. Nada más y nada menos que 25 veces el anterior récord.

Pero si todas estas noticias no dan alas al optimismo sobre la posibilidad de que la fusión nuclear sea viable como fuente de energía, hace pocos días CFS (una startup financiada por Bill Gates) y el MIT anunciaban que han conseguido un imán construido con superconductores a alta temperatura que es capaz de generar un campo magnético utilizando tan poca energía que sus estimaciones dicen que será capaz de conseguir generar energía positiva neta de una fusión nuclear cuando se instale el imán en el SPARC, el reactor de fusión nuclear que está construyendo el MIT y que se espera que esté en funcionamiento en el 2025.

SPARC está también basado en tokamak, pero es de un tamaño mucho más pequeño que el ITER. Si efectivamente una vez construido fuera capaz de generar más energía de la que consume para generar la fusión, en un formato “pequeño” comparado al ITER, sería un avance que abriría las puertas a una energía limpia, prácticamente ilimitada y muy barata.

Este blog no trata de ingeniería nuclear, nos interesa más el mundo de los negocios y la innovación. Si se soluciona la parte técnica de este problema, uno no puede dejar de preguntarse qué tipo de modelos de negocio se montarían alrededor de ella, sin duda muy diferentes de los que hoy tienen las eléctricas que son una mezcla de suscripción y pago por uso.

Un modelo obvio al que se podrían parecer esas futuras eléctricas comercializando energía proveniente de la fusión nuclear sería el actual de las empresas de telecomunicaciones. Empresas que tienen que hacer importantes inversiones iniciales en infraestructura, pero que luego tienen unos costes marginales muy pequeños. Un modelo de suscripción puro con diferentes tarifas de tarifa plana por potencia contratada sería bastante lógico.

Pero hagamos un poco de negocio-ficción. Qué pasaría si quién construyera los reactores no fuera una empresa del sector de la energía y fuera por ejemplo… una tecnológica. No sería del todo descabellado que una de las grandes, con grandes necesidades de energía decidiera saltarse a las eléctricas. De hecho, ya lo están haciendo.

¿Y qué haría una gran empresa tecnológica con energía gratuita e ilimitada? Probablemente darla gratis a cambio de datos. O incluso ofrecer dispositivos que sólo funcionen con la electricidad de una determinada empresa y con un marketplace en el que se ofrezcan todo tipo de soluciones a cambio de un porcentaje que por supuesto sólo funcionen con esa electricidad.

En un post en el que decíamos que esta década será maravillosa por la cantidad de avances tecnológicos que veremos frente a las últimas décadas en las que los avances han sido un poco más triviales, incluíamos la fusión cómo algo poco probable en esta década. Y probablemente lo sea. Pero lo que está claro viendo todos estos avances es que ya decir que estamos a 20 años de que la fusión nuclear sea una realidad cómo fuente de energía es pecar de pesimismo.

@resbla

Categorías
blog

El fin de la Era de la Tecnología de Consumo

Entre las empresas tecnológicas más grandes del mundo sigue habiendo una gran parte que han creado su imperio sobre tecnología de consumo, tanto hardware (móviles, gadgets…) cómo software (principalmente internet). Sin embargo, es bastante obvio que estamos ante el fin de la Era de la Tecnología de Consumo, y cómo diría REM, no pasa nada.

De todo esto hablamos en este technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2021/09/tecnologia-consum.mp3?_=2

 

La realidad es que esa Era acabó hace tiempo. Primero los ordenadores, luego los móviles, y después los gadgets dejaron de ser sorprendentes. En realidad, los continuos avances que siguen teniendo se han vuelto aburridamente previsibles. Más velocidad, más memoria, pantallas más grandes, y hey, pantallas flexibles!

Y en el mundo del software e internet, tres cuartas partes de lo mismo. Lo más revolucionario que ha pasado en los últimos años fue… TikTok.

De hecho tecnologías que parecía que revolucionarían la vida de los consumidores como la Realidad Virtual o los vehículos autónomos no parece que vayan a ser una realidad común a corto plazo.

Cómo sabéis aquí seguimos de cerca la Curva de Gartner desde hace unos cuantos años ya. Pero si nos vamos un poco más allá, al 2010, el Hype Cycle estaba lleno de tecnologías muy relacionadas con el mundo de consumo… Tablets, appstores, redes sociales…

No hay que olvidar que Gartner es una consultora centrada en el mundo IT, pero también lo era en el 2010, y de unos años para acá, las tecnologías de consumo han ido desapareciendo del Hype Cycle. En el 2018, todavía había algunas tecnologías puramente de consumo como Casas Inteligentes, Realidades Mixtas…

Y la cosa ha ido incluso a menos. En 2019 y 2020 sin tecnologías de consumo propiamente dichas, sí que había unas cuantas con potenciales usos no profesionales. Pero si vamos a la Curva de Gartner del 2021, hay que echarle mucha imaginación para pensar que alguna de las 25 que hay en el Hype Cycle de este año tendrá un peso importante en consumo.

En realidad, hay más señales del fin de Era de la Tecnología de Consumo, y seguramente ninguna más fuerte que la inversión en capital riesgo y startups, la cual sigue creciendo y volvió a establecer un récord en el segundo trimestre de este año, con 136 nuevos unicornios en ese trimestre

Y si miramos la lista de las 14 rondas más importantes de ese segundo trimestre, es bastante esclarecedor. Eso sí, cómo la excepción que confirma la regla, tenemos a Epic en el primer puesto de la lista, aunque eso probablemente se deba a otros motivos.

¿El resto? Mucho IA y aerospacial, pero también fintech y salud. Ni rastro de algo que pudiéramos considerar “tecnología de consumo”.

Pero esto no son malas noticias.

Uno sólo puede imaginarse cuanto talento se ha desperdiciado para la humanidad (no para sus cuentas corrientes) durante los últimos años de gente muy inteligente que dedicó sus carreras profesionales a desarrollar la nueva app de vídeos virales, a pensar dónde y de qué color era mejor el botón de like de una app, o peor, a cómo hacer más viral una app usando técnicas “oscuras” de gamificación.

Soy de los que piensa que en esta década veremos avances alucinantes en todos los ámbitos de la ciencia, pero sobre todo, en su aplicación en nuestra vida diaria. Para eso, necesitaremos al mejor talento dedicado a ello, y no sólo por vocación, sino por recompensas. Y creo que todos ganamos si ese talento está dedicado a solucionar los grandes retos de la humanidad que a desarrollar una nueva app viral.

Así que nadie debería estar triste porque haya llegado el fin de la Era de la Tecnología de Consumo.

@resbla

Categorías
negocios

Las eléctricas y el postureo en los valores corporativos

Salvo que hayas estado pasando el verano en una cueva sin cobertura, es imposible que no estés aburrido (y probablemente indignado) sobre el tema de los precios de la electricidad.

Independientemente de lo que opines sobre el tema, es indudable que entre otras cosas esto es un problema de relaciones públicas para las eléctricas, incluso una crisis en toda regla.

Y soy de los que pienso que en las crisis se ve de qué pasta están realmente hechas las empresas. Cuando todo va bien es fácil llenarse la boca con valores corporativos que sean inspiradores, pero cuando las cosas se ponen duras…

De todo esto hablamos en este #technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2021/09/valores-corporativos.mp3?_=3

 

Se mire cómo se mire, el precio de la electricidad parece un cohete de SpaceX. En estos temas, aunque todo el mundo es lo que quiere, es imposible dar una explicación sencilla a lo que está pasando. Y ni se me ocurriría intentarlo. Pero la realidad es que el precio estos días es alrededor de 3 veces el del año pasado.

Pero llamadme rarito, lo que más me sorprende de todo esto es el silencio absoluto de unos jugadores importantísimos en todo esto, las compañías eléctricas. Si uno mira sus cuentas de twitter (iberdrola y endesa por ejemplo) uno podría pensar que no pasa nada. Noticias sobre energías renovables, patrocinios deportivos y demás contenido insustancial. Ninguna referencia a la crisis por la que estamos pasando.

De hecho, si han salido las eléctricas en las noticias es porque parece que no contentas con la situación, han buscado sacar aún más tajada. Se las acusa de vaciar pantanos en pleno Agosto por debajo de históricos para así maximizar beneficios, e incluso la CNMC ha avisado de errores en los cambios en los contratos a consumidores tras la aplicación de los nuevos peajes. ¿La respuesta? Más tuits sobre las Paraolimpiadas y sobre energías renovables.

Decía Drucker que la cultura se zampa a la estrategia para desayunar. Cómo dice Xavier Marcet, la cultura es eso que la gente hace cuando nadie mira. Yo creo firmemente que la cultura de verdad, no la de los posters corporativos en las oficinas, no con la que se llenan los CEOs la boca en sus discursos, tiene que doler.

Así lo expliqué hace ya bastante tiempo en esta entrada. Seguir tus valores a las maduras es muy fácil, lo complicado es en las duras, y ya, cuando te cuestan dinero, es mucho más difícil.

Es divertido ver los valores corporativos de empresas que hacen cosas cómo mínimo inmorales. En aquel artículo mencionaba los de Volkswagen que decía que su objetivo era “ofrecer vehículos atractivos, seguros y cuidadosos con el medio ambiente” mientras hacía trampas con sus centralitas para engañar con las emisiones de sus coches.

Pero no menos cínicos eran los de Enron que tenía “integridad” entre sus cuatro valores corporativos clave, o Lehman Brothers, que tenían esta misión corporativa: “Our mission is to build unrivaled partnerships with and value for our clients, through the knowledge, creativity, and dedication of our people, leading to superior results for our shareholders.”

Estamos en un momento en el que el “customer centricity” se ha convertido en uno de esos términos (ab)usado constantemente. Es imposible encontrar una empresa que no diga que ponga a sus clientes en el centro de su negocio.

Cómo suele ocurrir con estos términos, encontrar una definición concreta es difícil. En realidad, probablemente su definición tiene que ver con lo que no es, y en esto Jack Welch lo dejó muy claro cuando dijo que la idea más tonta del mundo fue pensar que el objetivo de las empresas debería de ser la maximización del valor para sus accionistas. Y quizá, esto de Steve Denning lo ilustra muy bien.

Y por supuesto las eléctricas no iban a ser menos. Todas se declaran “costumer centric”, veamos los valores de las 5 mayores eléctricas en España:

Iberdrola – “compromiso con el bienestar de las personas”, “nuevo modelo energético más accesible para todos”

Endesa – “Ponemos nuestra energía al servicio de las personas”

Naturgy – “orientación al cliente”, “interés por las personas”

EDP – “confianza de nuestros clientes”

Viesgo – “nos importan las personas”

Cómo mínimo, viendo las noticias y la inacción total de las eléctricas leyendo esta lista de valores, uno pensaría que se les ha olvidado eso que se supone que son los pilares de su cultura corporativa. O claro, que en realidad todo esto no es más que postureo.

Cómo dijimos antes, este es un problema muy complejo, pero humildemente voy a proponer algunas cosas que creo que sí podrían hacer las eléctricas si tuvieran la voluntad, y que seguramente aliviarían la situación a sus clientes. Desde lo que se aprende en primero de gestión de crisis, reconocer la situación y empatizar con los afectados, hasta buscar maneras para aliviar los pagos a los más vulnerables, hasta intentar bajar el precio bajando sus márgenes (viendo la subida tan grande en márgenes que está viendo Iberdrola últimamente, no debería de ser un gran problema), o por qué no, utilizar su potente lobby para conseguir un cambio legislativo en Europa y en España a favor de los consumidores, no olvidemos, el centro de su negocio.

Alguno habréis soltado una carcajada al leer esto y pensaréis que tengo un ataque de buenismo. Esto os convencerá aún más de que todo esto de los valores corporativos es una patraña de escuela de negocio y siempre se queda en papel mojado.

Yo quiero pensar que no es verdad. Que hay cada vez más empresas que se toman en serio sus valores y su cultura corporativa. Últimamente me ha impactado las noticias sobre el bar Brillante de Madrid, una PYME cuyo dueño aguantó con sus valores hasta el final. Habría un debate interesante sobre si es racional hacerlo, pero yo personalmente, sé de qué lado estaría.

Hay otras empresas cuyos modelos de negocio siguen los valores de sus fundadores y los llevan a generar grandes innovaciones. Una de las favoritas en este blog, Lemonade.

Así que a pesar de todo, creo que tener muy claros los valores de la compañía es importantísimo. Pero tienen que doler, tienen que ser verdaderos y hay que conseguir que no sea algo que está en las presentaciones corporativas, sino lo que guía a todos los empleados de la empresa. Cualquier otra cosa es puro postureo.

@resbla