Categorías
negocios

CES 2022 y los relojes de cuco

Se acabó el CES 2022 con alivio dentro de la industria tecnológica. A pesar de las numerosas cancelaciones de última hora, y una asistencia bastante floja, había muchas ganas de tener un evento presencial con cierta normalidad. Además, el volumen de noticias ha sido importante.

Sin embargo, uno no puede dejar de acordarse del Tercer Hombre y los 500 años de democracia en Suiza.

De todo esto hablamos en este #technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2022/01/ces2022.mp3?_=1

 

No cabe duda que este CES2022 tenía un papelón importante. Hace meses, cuando se estaba organizando, todo el mundo pensaba que ya había pasado lo peor de la pandemia del COVID. Sin embargo, a medida que se acercaba la fecha del evento y la aparición de nuevas variantes se vio que no era cierto. De hecho, muchos fabricantes importantes y visitantes cancelaron su presencia a última hora.

Durante el evento, se convirtió en tendencia el compartir fotos de los pabellones vacíos y hacer referencia a cómo de fácil era conseguir asiento frente a otros CES. Aunque también es cierto que habría sido peor ver aglomeraciones de gente con la que está cayendo.

Lo que no se puede negar es que efectivamente muchas empresas han utilizado el CES para sus anuncios y ha habido muchos de las grandes empresas de electrónica e informática. Sin embargo, es difícil encontrar alguno realmente impresionante y llamativo para el gran público.

En realidad, desde hace años, las noticias llamativas vienen de gadgets (en mucho caso inútiles), pero cada vez más, de los automóviles. Y es que el CES cada vez más parece un Salón del Automóvil. De hecho, este año se pueden decir que las cosas más interesantes que he visto, o al menos llamativas, están relacionadas con el automóvil.

Para empezar, mucha gente subiéndose al Loop de Musk, principalmente cómo curiosidad porque viendo los vídeos (a pesar de lo que dice Boring), no parece que sea muy útil. Para empezar, los Tesla siguen teniendo que tener una persona al volante.

Y además, el sistema que se supone que iba a hacer a sus usuarios evitar atascos, ha tenido bastantes atascos.

Pero sin duda, la noticia que más ha llamado la atención del CES ha sido el BMW que cambia de color.

Personalmente, creo que este CES es un claro testamento de lo irrelevante que ha sido la industria tecnológica en la solución de la pandemia del COVID. Sin quitar importancia a que sus productos nos han permitido estar mejor comunicados, trabajar mejor desde casa y entretenernos durante los encierros, es imposible no pensar que la industria ha tenido un papel muy secundario durante estos años de pandemia.

Pero la paradoja, y aquí viene la conexión con el Tercer Hombre, es que esto ha pasado siendo sin duda la industria más valiosa, no sólo actualmente, sino de la historia.

Durante el CES, y sin grandes anuncios, Apple superó los 3000 millones de dólares de capitalización en bolsa, algo que no había pasado nunca antes. Pero es que además hay otras tres empresas (Microsoft, Amazon y Alphabet) que están valoradas en unos 2000 millones y que podrían llegar a este nivel en breve.

Que sepamos, ninguna de estas empresas lanzó relojes de cuco durante la pandemia, pero creo que no exagero si digo que su papel en la resolución de esta pandemia es muchísimo menor del que dicen sus capitalizaciones bursátiles.

En todo caso, y por mirar el lado positivo, que hayamos tenido un CES aburrido y presencial podemos tomarlo cómo un signo de que la normalidad está cada vez más cerca. Una normalidad en la que seguiremos utilizando los relojes de cuco de forma masiva.

@resbla

Categorías
negocios

Los localizadores, herramienta perfecta para acosadores

Es probable que en muchas cartas a los Reyes Magos de este año esté algún tipo de localizador o dispositivo de seguimiento. Son dispositivos muy útiles para mantener localizados a los niños pequeños, mascotas, o asegurarnos de que no se pierde algún objeto valioso.

Sin embargo, cada vez hay más ejemplos de cómo estos dispositivos se utilizan para cosas muy oscuras, si no directamente ilegales.

De todo esto hablamos en este  technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2021/12/dispositivos-de-seguimiento.mp3?_=2

 

Con los procesadores y radios cada vez más pequeños y eficientes, se han abierto muchas oportunidades en cuanto a dispositivos de seguimiento cada vez más pequeños, con una duración de batería más larga y (mucho) más baratos.

Hay dispositivos con localización GPS y conexión a la red telefónica que tienen capacidad para aguantar alrededor de una semana con una carga, pero dispositivos como el AirTag de Apple, prometen hasta un año de autonomía con una pila de botón utilizando redes inalámbricas de bajo consumo.

Si hasta hace poco tiempo, uno sólo se podía plantear utilizar uno de estos dispositivos para algo muy valioso, sus precios cada vez más reducidos los están poniendo al alcance de casi cualquier cosa.

Hace pocas semanas, y gracias a uno de estos dispositivos, un motero descubrió que cuando dejó la moto en el taller, se dieron más que una vuelta para probar que todo estaba arreglado, no sólo por la distancia, sino también porque lo habían hecho a unas velocidades más propias de un circuito.

También desde hace tiempo se venden dispositivos relativamente caros para localizar niños pequeños, muchas veces en forma de reloj. Pero los precios han bajado tanto, que empiezan a ser asequibles para localizar cosas no excesivamente valiosas.

De hecho, Apple posiciona los AirTags cómo «localizador de llaves», algo con lo que encontrar tu llavero o cartera. Apple se centró en diseñar un dispositivo pequeño, barato y que pudiera apalancarse en la enorme cantidad de dispositivos Apple que hay, ya que para mejorar la localización y disminuir el consumo, se conecta de forma anónima a los dispositivos Apple en su cercanía y estos diseminan la información por una red generada por esos dispositivos para que la información termine llegando a su propietario.

Con este foco en la anonimato según la entiende Apple, es bastante complicado saber quién es el propietario de un AirTag. A diferencia de los dispositivos que se conectan a la red telefónica y que por lo tanto, tienen un contrato que identifica claramente a su propietario, cada AirTag tiene un código único, pero que sólo se podría conseguir a través de un juez, y viendo el historial de Apple en casos parecidos, es probable que fuera bastante complicado.

Así que todo esto, dispositivo barato, pequeño, difícil de detectar y de muy larga duración de batería es también perfecto para personas con pocos escrúpulos con ganas de hacer cosas ilegales.

En EEUU están saliendo a la luz muchos casos de robos de coches en los que se utilizan los AirTag. El ladrón lo deja en algún lugar del coche, y monitoriza su localización hasta que esté en un lugar en el que sea más fácil robarlo.

Pero también se están viendo casos de delincuentes que lo utilizan para acosar a sus víctimas (en la mayoría de los casos mujeres), e incluso para hacerles seguimiento para encontrar el momento propicio para asaltarlas sexualmente. También maltratadores están encontrando en estos dispositivos una herramienta perfecta.

En el caso de los AirTags, Apple ha incorporado algunas medidas de seguridad que se supone que evitan esto. Por ejemplo, si un iPhone detecta un AirTag extraño en las cercanías durante mucho tiempo, saltará un aviso. Sin embargo, ya no es sólo el problema de que si utilizas un Android esto no vale para nada, sino que además el sistema tiene bastantes fallos. Por no hablar del uso que se puede hacer con estos dispositivos contra personas con pocos conocimientos tecnológicos.

Todos estos dispositivos de localización tienen un montón de usos muy útiles que nos hacen la vida más fácil, pero tienen también unos potenciales usos muy peligrosos. Es necesario que la industria fije estándares para que todos estos dispositivos estén diseñados de tal forma que sea complicado utilizarlos para actividades ilegales, pero también que se limite el anonimato en estos dispositivos.

@resbla

PD: Por cierto, la semana pasada también hubo technobits aunque no hubo entrada en el blog. Hablamos de cómo el software que se supone que tiene que dar seguridad a algunos procesos, se termina convirtiendo en el problema

https://resbla.com/wp-content/uploads/2021/12/transformacion-digital-loterias.mp3?_=3
Categorías
innovación

Clive Sinclair DEP

Clive Sinclair falleció el pasado 16 de Septiembre. En mi humilde opinión, sin él es difícil entender la tecnología de consumo de hoy en diá, aunque quizá no haya recibido tanto reconocimiento cómo otras grandes figuras. Quizá por los fracasos después de sus ZXs, o quizá por no ser americano. En todo caso, descanse en paz Sir Clive Sinclair.

De todo esto hablamos en este technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2021/09/clive-sinclair.mp3?_=4

 

Cuando hice la comunión, sólo quería una cosa, un ZX Spectrum. Mis padres intuían que los ordenadores serían algo importante en el futuro y no veían con malos ojos que su hijo quisiera uno. Convencimos a toda mi familia para que en vez de regalos, me dieran algo de dinero. Eso, junto con otros ahorros y adelantos del cumpleaños, conseguí juntar las 40000 pesetas que costaba el ZX Spectrum 16 kb de la época.

Uno de estos lleva conmigo casi 40 años

Para muchos otros niños y no tan niños, el ZX Spectrum fue la puerta de entrada a la programación. Pero para muchos otros, como yo, fue la forma en la que nos familiarizamos con la tecnología y la perdiéramos totalmente el respeto. Los ordenadores se convirtieron en nuestro juguete más querido y usado.

La informática en aquella época tenía mucho de bricolaje, muchos de nosotros desmontamos el propio ordenador, pero también joysticks y casetes para hacer pequeñas reparaciones. Prácticamente todo estaba en inglés, con lo cual aprendimos también muchísimo, y al final generamos una forma intuitiva de relacionarnos con los ordenadores.

Supongo que todo esto pensaban como consuelo mis padres cuando me veían pasar horas y horas con mi querido Spectrum, aunque en aquella época de ordenadores no conectados, los ordenadores eran algo muy social. Intercambiábamos juegos, quedábamos a jugar, compartíamos revistas… Me es muy difícil imaginar todo lo que hice después sin todo lo que aprendí con el Spectrum.

Supervivientes de múltiples mudanzas y limpiezas generales

Clive Sinclair fue un emprendedor en serie antes de que se inventara el término. También fue un visionario, y alguien cuyo lema personal debía parecerse mucho a «hazlo más pequeño y más barato«. Si Schumpeter hubiera conocido a Sinclair, seguramente hubiera utilizado el ZX Spectrum como ejemplo de los avances del capitalismo y no las medias de mujer.

Sinclair fracasó muchas veces, lo cual le llevó prácticamente a la ruina. Pero sus fracasos dicen mucho de su capacidad de anticipación. Se imaginó un reloj inteligente en 1975 que se manejaba con el tacto que se llamó Black Watch.

Otro de esos fracasos fue la TV80, una televisión de bolsillo lanzada en 1983. Sinclair tuvo la loca idea de que la gente querría ir pegada a una pantalla a todos los sitios…

Uno podría decir que el ZX Spectrum fue un ejemplo de libro de la Disrupción de Christensen. Entrar por «debajo» en el mercado con una solución de bajo coste recortando las funcionalidades no valoradas por los usuarios. Otro de los grandes fracasos de Sinclair, fue el Sinclair QL. Cómo muchos otros que tienen éxito con el «low cost», intentó «subir» en la pirámide de valor e intentó atacar el mercado empresarial.

Eso fue el Sinclair QL, que era una potente máquina con un sistema operativo muy avanzado (que de alguna manera ayudó al nacimiento de Linux) pero que se fabricó de forma barata, apresurada, y además sin compatibilidad con el basic de los ZX Spectrum.

Pero el producto que le termino de tumbar fue la Sinclair C5, una bicicleta eléctrica lanzada en 1985. Si veis el anuncio, muchos de los argumentos son los que se utilizan hoy en día. De hecho, la C5 funcionaba de forma similar a las bicicletas eléctricas actuales, el motor eléctrico funcionaba para ayudar a pedalear.

Las ventas de la Sinclair C5 fueron mucho menores de las esperadas y generaron unas pérdidas brutales a Sinclair Research. En 1985 tampoco las ventas del ZX Spectrum eran muy boyantes, y esto obligó a Sinclair vender la empresa a Amstrad, lo cual en la época nos pareció prácticamente una traición.

Yo todavía saltaría a un ZX Spectrum +3, el cual recuerdo que vendería por lo mismo que me costó bastantes años después. Resulta que se convirtió en algo muy buscado por gente que se dedicaba a la edición de vídeo.

Normalmente cuando hablamos de los creadores de la industria de la informática de consumo siempre se habla de IBM, Intel, Microsoft y Apple (y sus respectivos fundadores). Personalmente, creo que el presente es imposible entenderlo sin las aportaciones de Clive Sinclair. DEP

@resbla

PD: Por cierto, hace años la BBC hizo una película (dramática, no un documental) sobre Clive Sinclair. La dejo aquí antes de que la quiten de youtube 🙂