Categorías
negocios

Los servicios cloud, otra oportunidad perdida para Europa

No es una sorpresa para nadie que el negocio de servicios digitales en la nube se haya disparado con la pandemia. Pero la realidad, es que el crecimiento estaba siendo exponencial desde antes. Desgraciadamente, y aunque a priori se podía haber pensado que en esto Europa podía jugar un papel importante, es otra batalla digital que hemos perdido.

De todo esto hablamos en este #technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2021/01/cloud.mp3?_=1

 

Para empezar, y que me perdonen los expertos, voy a intentar explicar brevemente y de la forma más sencilla posible de qué hablamos cuando hablamos de servicios digitales en la nube particularmente cuando hablamos de servicios profesionales. Estos son los tres más importantes en cuanto a facturación:

  • IaaS (Infraestructura como Servicio): El proveedor cloud oferta recursos físicos (almacenamiento, conectividad, procesamiento) que los clientes deben gestionar, ocupándose el proveedor de su mantenimiento físico.
  • PaaS (Plataforma como Servicio): En este caso, el cliente no tiene acceso a los recursos de infraestructura sobre los que corren los servicios que son enteramente gestionados por el proveedor. El cliente accede a servicios que le permiten desplegar aplicaciones y ponerlas en funcionamiento.
  • Hosted Private Cloud (Nube Privada Alojada): En este caso, la infraestructura física que tradicionalmente estaba en las instalaciones de la empresa para su uso propio y único, están en las instalaciones de un tercero que se encarga de proveer el espacio, servicios, y mantenimiento físico para esos servidores que son de la empresa propietaria de la nube privada.

Pues bien, la facturación por este tipo de servicios a nivel mundial se ha disparado y lleva creciendo por encima del 30% desde hace varios trimestres. Sin datos de Q4, es razonable pensar que ya esté en los 40000 millones de dólares a nivel global.

¿Y qué pasa en Europa? Lo primero es que aunque el porcentaje del negocio global que se hace en Europa es mayor que el peso de su economía en el PIB mundial, no es tanto como a priori se podría esperar. Si el PIB de la UE pesa el 16% de la economía mundial, el negocio cloud que se factura en Europa son casi 7000 millones de dólares, lo que representa un 19% del total. Uno a priori habría pensado que debería aún ser mayor.

Pero lo realmente llamativo es que los proveedores europeos llevan desangrándose en cuanto a cuota de mercado, principalmente contra sus competidores americanos. Hace cuatro años su cuota de mercado era del 25%, ahora es del 15%. Por ponerlo en perspectiva global, estamos hablando que los proveedores europeos no llegan ni siquiera al 3% de cuota de mercado. Tremendo.

Se lleva hablando mucho tiempo de que esta industria se iba a consolidar rápidamente, y efectivamente, lo está haciendo. Entre los tres grandes, Amazon, Microsoft y google acumulan casi el 60% del negocio a nivel mundial, mientras que en Europa llegan al 66%.

Pero seguramente este no es el tipo de consolidación que se esperaba en Europa, dónde además se partía con la ventaja de tener grandes operadoras de telecomunicaciones que se anticipaba que jugarían un importante papel en este negocio. Precisamente es una telco la que lidera el ranking de proveedores europeos con un mísero 2%, Deutsche Telekom, probablemente ilustrando muy bien cómo las telcos europeas han perdido el tren.

Y no será porque por activa y por pasiva han dicho que querían jugar un papel importante en este mercado, pero la realidad es muy tozuda. Esta industria ha crecido a base de fuertes inversiones de capital, y para las telcos ahogadas por las deudas, ha sido imposible seguir el paso.

De hecho, muchas telcos, y Telefonica es un buen ejemplo de ello, quisieron salir de su negocio tradicional de bajo margen y alta competencia invirtiendo fuertemente en contenido. Si AT&T compró DirectTV, Telefonica lo hizo en Canal+. Una estrategia que con la llegada de las plataformas de streaming se ha convertido en desastrosa. Y todo eso lo hicieron acumulando aún más deuda, más dificultades para seguir el ritmo de inversión de las grandes en este sector.

Así que lo que les ha quedado a los proveedores europeos es jugar una estrategia de nicho, sobre todo centrándose en servicios en los que la localización fuera importante, normalmente por motivos legales. El problema es que entre los 3 grandes proveedores americanos, ya tienen 67 hyperscale data centers en Europa, así que es muy difícil mantener que estos proveedores no son suficientemente «europeos». Estos son sólo los de Microsoft (Azure):

Siendo realistas, hay ya muy poco que hacer. El tren se fue hace mucho tiempo. Eso no quita, que ante la magnitud del descalabro, se hayan intentado poner parches a la situación. Uno de ellos es GAIA-X, una iniciativa en principio liderada por el gobierno alemán y francés al que se han ido sumando otras países europeos.

La iniciativa no se esconde en cuanto al objetivo de defender la industria europea. Sin embargo, teniendo en cuenta que muchos de los estándares de la industria ya están fijados, y que como decíamos antes, los tres grandes invierten muchísimo en Europa, es difícil dejarles fuera de ella. De hecho, como se habla en este post, representantes de las grandes empresas americanas ya están dentro de la iniciativa, y el autor explica como en el pasado, estas iniciativas no sólo no han evitado la invasión, sino que al final se convirtieron en Caballos de Troya para aún afianzar más sus posiciones.

Así que creo que no es exagerado decir que esta ya es una batalla perdida (otra más) para la industria digital europea. Poca solución tiene, así que lo más normal es que sigamos viendo más consolidación y más crecimiento de los grandes.

No tienen muchas alternativas los jugadores europeos dado la escala que ya tienen sus competidores, sobre todo si pensamos en esta generación de servicios cloud, y seguramente, también los siguientes. Se seguirán centrándose aún más en sus nichos, habrá fusiones, seguirán jugando la carta local en algunos usos muy concretos, pero les será muy complicado competir cara a cara con lo grandes. Este es un mercado que paradójicamente está muy comoditizado, y por lo tanto, las economías de escala son fundamentales.

Habrá que ver si se abren oportunidades en las siguientes generaciones de servicios cloud, los cuales es probable que cada vez sean más verticales y especializados. Servicios relacionados con el edge e IoT, conducción autónoma, biotecnología, aeroespacial…

Hay que recordar que esto no es sólo dramático por perder el negocio que genera la industria propiamente dicha, sino que esta es una industria con mucho arrastre y con una generación importantísima de conocimiento. No deberíamos perder la siguiente ola.

@resbla

Categorías
negocios

Un móvil de Microsoft con Android, ¿el fin del mundo?

Pues claramente el mundo no se ha acabado (al menos en el momento en el que escribo esto), pero sí, hace no tanto tiempo, si alguien me hubiera dicho que Microsoft iba a lanzar un teléfono móvil con Android y no con Windows, hubiera pensado que tomaba algo muy fuerte.

De esto hablamos en este #technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2019/10/microsoft-android.mp3

Pues sí, aunque a alguno le podría parecer una broma del día de los inocentes, Microsoft anunció la semana pasada un teléfono móvil, plegable y con Android. Y aquí está, el Microsoft Surface Duo.

En realidad, todo parece una broma, empezando por lo del teléfono móvil. Hace ya más de cuatro años que Microsoft ya tiró la toalla con los móviles y «cerró» el negocio que había adquirido de Nokia. En realidad, quizá por eso, Microsoft no quiere llamarlo teléfono móvil.

Luego, el formato. Aquí ya nos hemos reído un poco de los móviles plegables, y la saga de Samsung con su Galaxy Fold ya dice bastante de este formato. Sin embargo, Microsoft ha querido jugar sobre seguro y se ha centrado en formatos más probados.

Bromas aparte, creo que la elección del formato es un acierto por parte de Microsoft. Más allá de la espectacularidad de las pantallas continuas plegables, Microsoft juega sobre seguro en cuanto a robustez en el diseño. Incluso cuando llegue el Gorilla Glass plegable, dos pantallas independientes que quedan protegidas al cerrarse siempre serán más robustas que cualquier otro diseño.

Además, aunque las pantallas continuas darán una obvia sensación de amplitud y tendrán opciones de UX muy interesantes, las dos pantallas independientes tendrán otras ventajas. Y es que, ¿quién no recuerda las razones que daba Steve Jobs en la presentación del iPhone?

Personalmente, creo que un dispositivo así en el que una de las pantallas se utiliza cómo teclado, pero también para otras cosas, me parece muy interesante. Algo que también llegará pronto a los portátiles.

Pero, un móvil que no es móvil, doble pantalla, plegable… ¿y con Android? La misma empresa a cuyo CEO se le atribuyen estas palabras (no las traducimos porque somos muy educados en este blog):

«Fucking Eric Schmidt is a fucking pussy. I’m going to fucking bury that guy, I have done it before, and I will do it again. I’m going to fucking kill Google.» – Steve Ballmer

Pues sí, y es que muchas cosas han cambiado desde que Satya Nadella es CEO de Microsoft.

Para empezar, ha multiplicado por más tres el valor de la compañía, y aunque ha estado peleando con Amazon y Apple por el título de la empresa del trillón de dólares (americanos claro), son los únicos que han aguantado por encima de ese valor y es la empresa por capitalización más grande del mundo.

Pero esto se ha conseguido porque Microsoft ha conseguido algo que muy pocas empresas consiguen, ser capaz de ir dejando tu producto estrella y generando nuevos negocios. Ese producto estrella es obviamente, Windows.

Actualmente, Windows es el tercer producto por ingresos para Microsoft, por detrás de Office y Azure (el negocio cloud).

Recuerdo hace ya muchos años, cómo un alto ejecutivo de Intel nos comentó en petit comité que Bill Gates había reconocido que ante el empuje de Linux en el PC, Microsoft estaría dispuesto a dar gratis Windows. Esto era cuando parecía que Linux se comería el mundo, y es de la época de otra de las grandes citas de Ballmer:

«Linux is not in the public domain. Linux is a cancer that attaches itself in an intellectual property sense to everything it touches. That’s the way that the license works

Microsoft nunca llegó a hacer eso, y aunque Ballmer no creo que nunca pensará algo parecido, el germen de que lo importante realmente era Office y de que Windows era sólo la forma de conseguir más clientes de Office, estaba ahí.

De hecho, Nadella dio rápidamente pasos en ese sentido. Creo que es exagerado decir que Microsoft es agnóstico en cuanto al sistema operativo, pero una de las primeras cosas que hizo Nadella cuando fue CEO fue lanzar Office para Android. También es cierto, que se podría decir que Microsoft también ha sido pragmático y consciente de la realidad, Android es a día de hoy el sistema operativo usado por más dispositivos.

Office ha ido cada vez migrando más a un modelo SaaS (Office 365) multiplataforma. En el último trimestre Microsoft anunció que tienen la friolera de 35 millones de suscriptores en la licencia de consumo.

Daría mucho la historia de Microsoft, y sobre todo estos últimos 5 años de Nadella, pero creo que es obvio que vamos hacia un Microsoft cada vez más agnóstico en cuanto al sistema operativo, y para algunos, esto es simplemente increíble.

Veremos en qué queda este Surface Duo. Además de que es un dispositivo muy de nicho, hay que tener en cuenta que Microsoft ha anunciado el dispositivo para las Navidades del año que viene. Muchas cosas pueden pasar de aquí a entonces, empezando sobre todo, por la tecnología de pantallas. Lo que ahora parece una decisión inteligente, puede ser algo obsoleto en cuestión de pocos meses.

En todo caso, un móvil, con dos pantallas, plegable y con Android. ¡Quién lo hubiera dicho!

@resbla