Categorías
innovación

¡Di NFT una vez más, di NFT una vez más!

Seguimos inundados de noticias sobre NFTs y criptomonedas. Sin embargo entre tanto ruido, siguen pasando cosas muy interesantes que nos pueden dar pistas sobre lo que hay de verdad en todo esto, y sobre todo, lo que sobrevivirá cuando se baje el suflé.

Quentin Tarantino ha lanzado una subasta de unos NFTs con pasajes del guion de Pulp Fiction que no se utilizaron en la película. Inmediatamente la productora de la película le ha demandado.

De todo esto hablamos en este technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2021/11/tarantino.mp3?_=1

 

Tarantino escribió y dirigió Pulp Fiction in 1994, una película que encaja fácilmente en la categoría «de culto». Hace unos días, anunció que con el objetivo de «explorar nuevos medios para expresar su estilo artístico e ideas» lanzaba una subasta con 7 NFTs.

Viendo la cantidad diaria de artistas y creadores de contenido que diariamente anuncian NFTs, y no olvidemos, la cantidad de volumen de usuarios y (cripto)dinero que se mueve a diario alrededor de ellos, uno podría estar tentado a marcar estos NFTs cómo otro ejemplo de artista que se quiere subir al carro de los criptoactivos intentando ganar un dinero fácil y rápido.

Sin embargo, el tema tiene bastante más miga. Hace pocas semanas hablamos de los NFTs que lanzó The Economist que exploraban algunas características no muy conocidas que se pueden incorporar a los NFTs. En aquel caso los NFTs incluían ciertas cláusulas sobre los derechos de copyright del propietario, y también otra cláusula que genera beneficios para el creador, en este caso The Economist, cada vez que los NFTs se vendan. (Por cierto, aquí intentamos dar nuestra explicación de lo que son los NFTs)

En este caso Tarantino también ha querido probar características poco utilizadas ahora en los NFTs y que en este caso sí que consiguen que estos NFTs sean piezas únicas, irrepetibles y privativas para sus propietarios.

Tarantino se ha asociado con The Secret Network (un proyecto que nace del MIT) para lanzar estos NFTs que llaman «secretos«. En realidad, a lo que se refieren es que los NFTs están asociados a un contenido que es secreto y al que sólo podrá acceder el propietario de cada NFT.

Además, los derechos que los propietarios adquieren sobre este contenido secreto no están limitados. Y cómo el propio Tarantino avisa en su web, las personas que adquieran estos NFTs tendrán tres opciones:

  • Guardar los secretos para la eternidad
  • Compartir los secretos con un grupo reducido de personas importantes
  • Compartir los secretos con todo el mundo

Pero hay otra cosa muy interesante en estos NFTs, los secretos propiamente dichos. Tarantino ha construido estos 7 NFTs alrededor de 7 escenas que estaban incluidas en el guion original pero que no se incluyeron en la película. No sólo los NFTs incluyen los fragmentos de esas escenas, sino que también comentarios del propio director sobre ellas.

Y claro, esto no podía acabar más que en una demanda. Miramax, la productora de Pulp Fiction, ha demandado a Tarantino porque consideran que el director ha infringido el contrato  que mantienen. De hecho, Miramax ha pedido que Tarantino retire la subasta, algo que a día de hoy todavía no ha pasado.

La discusión es si estos NFTs se pueden considerar un ejercicio de publicación del guión, algo para lo que Tarantino tiene derechos, o es una venta puntual, la cual consideran que no estaría en dicho contrato. Además, se junta con que Miramax tenía planes para entrar en los NFTs, y al no haberlo consultado con ellos previamente, el lanzamiento de los «NFTs secretos» de Tarantino perjudica seriamente esos planes.

Y esto va a ser muy interesante de ver porque lo que pase en este juicio va a ser un referente para futuras «publicaciones» de contenido a través de NFTs. Es imposible que los contratos pre-existentes, y ya no digamos de hace 25 años, tuvieran en cuenta los NFTs y lo que esta tecnología permite a creadores y propietarios de contenido. Así que este tipo de demandas van a empezar a ser muy comunes.

Más allá del humo tan denso que hay alrededor de los NFTs, y la cantidad de tonterías que se están haciendo con ellos, está claro que están ocurriendo cosas muy interesante y verdaderamente transformadoras. Esto de Tarantino estoy seguro de que entra en esta segunda categoría.

@resbla

Categorías
innovación

Estamos cerca de la Era de la Fusión Nuclear… sí, en serio

De la Fusión Nuclear se lleva diciendo desde hace más de 50 años que estamos a 20 años de que sea una realidad. Durante las últimas semanas, se han producido noticias muy relevantes que invitan a pensar que ahora sí que es verdad, incluso que podríamos estar más cerca.

De todo esto hablamos en este technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2021/09/fusion-nuclear.mp3?_=2

 

En las últimas semanas se han producido cuatro noticias muy importantes en el campo de la fusión nuclear que hacen pensar que su explotación comercial podría ser una realidad la década que viene.

La primera de estas noticias ha ocurrido en un proyecto que necesita de muchas buenas noticias. El ITER anunció que la primera parte del que será el mayor imán del mundo había llegado ya a sus instalaciones. Se dice que tan potente que sería capaz de levantar un portaaviones 6 metros del suelo.

Los más viejos del lugar recordamos que España estuvo a punto de ser el lugar elegido para la construcción de este pantagruélico proyecto internacional. Un proyecto que lleva 10 años de retraso y maneja actualmente un presupuesto 4 veces el inicialmente proyectado. Aún así, se espera que en el 2035 el ITER empiece a funcionar, aunque es difícil prever cuándo los experimentos darán resultados.

Otra noticia muy interesante viene del Wendelstein 7-X alemán. Un dispositivo del tipo stellator que se utiliza para almacenar el plasma necesario para generar fusión nuclear de forma sostenida. Los stellator fueron de los primeros diseños que se utilizaron para ello. Sin embargo, su diseño los hace muy complejos de diseñar, construir y operar, por eso se fueron dejando a un lado a favor de otros diseños, sobre todo el Tokamak (que utiliza el ITER).

Sin embargo, los avances en computación y materiales han dado una segunda vida al stellator. Recientemente los investigadores del Wendelstein-7X anunciaron que gracias al último rediseño del reactor gracias a potentes supercomputadores han roto los límites de temperatura que anteriores diseños tenían y consideran que pueden alcanzar temperaturas el doble que las del sol.

Hace también unas semanas, se produjo otro avance significativo esta vez en el mundo del confinamiento inercial. A diferencia del confinamiento magnético que utiliza tanto tokamaks como stellators, en este caso se utilizan láseres para generar y contener la fusión. Para ello, se necesita una energía enorme para conseguir la ignición. Pues bien, utilizando un láser cuyo generador ocupa tres campos de fútbol y que proyecta toda la energía en un punto con el diámetro de un pelo humano, los investigadores del NIF han conseguido un nuevo récord consiguiendo el 70% de la energía que se estima que se necesita para esa ignición. Nada más y nada menos que 25 veces el anterior récord.

Pero si todas estas noticias no dan alas al optimismo sobre la posibilidad de que la fusión nuclear sea viable como fuente de energía, hace pocos días CFS (una startup financiada por Bill Gates) y el MIT anunciaban que han conseguido un imán construido con superconductores a alta temperatura que es capaz de generar un campo magnético utilizando tan poca energía que sus estimaciones dicen que será capaz de conseguir generar energía positiva neta de una fusión nuclear cuando se instale el imán en el SPARC, el reactor de fusión nuclear que está construyendo el MIT y que se espera que esté en funcionamiento en el 2025.

SPARC está también basado en tokamak, pero es de un tamaño mucho más pequeño que el ITER. Si efectivamente una vez construido fuera capaz de generar más energía de la que consume para generar la fusión, en un formato «pequeño» comparado al ITER, sería un avance que abriría las puertas a una energía limpia, prácticamente ilimitada y muy barata.

Este blog no trata de ingeniería nuclear, nos interesa más el mundo de los negocios y la innovación. Si se soluciona la parte técnica de este problema, uno no puede dejar de preguntarse qué tipo de modelos de negocio se montarían alrededor de ella, sin duda muy diferentes de los que hoy tienen las eléctricas que son una mezcla de suscripción y pago por uso.

Un modelo obvio al que se podrían parecer esas futuras eléctricas comercializando energía proveniente de la fusión nuclear sería el actual de las empresas de telecomunicaciones. Empresas que tienen que hacer importantes inversiones iniciales en infraestructura, pero que luego tienen unos costes marginales muy pequeños. Un modelo de suscripción puro con diferentes tarifas de tarifa plana por potencia contratada sería bastante lógico.

Pero hagamos un poco de negocio-ficción. Qué pasaría si quién construyera los reactores no fuera una empresa del sector de la energía y fuera por ejemplo… una tecnológica. No sería del todo descabellado que una de las grandes, con grandes necesidades de energía decidiera saltarse a las eléctricas. De hecho, ya lo están haciendo.

¿Y qué haría una gran empresa tecnológica con energía gratuita e ilimitada? Probablemente darla gratis a cambio de datos. O incluso ofrecer dispositivos que sólo funcionen con la electricidad de una determinada empresa y con un marketplace en el que se ofrezcan todo tipo de soluciones a cambio de un porcentaje que por supuesto sólo funcionen con esa electricidad.

En un post en el que decíamos que esta década será maravillosa por la cantidad de avances tecnológicos que veremos frente a las últimas décadas en las que los avances han sido un poco más triviales, incluíamos la fusión cómo algo poco probable en esta década. Y probablemente lo sea. Pero lo que está claro viendo todos estos avances es que ya decir que estamos a 20 años de que la fusión nuclear sea una realidad cómo fuente de energía es pecar de pesimismo.

@resbla

Categorías
innovación

Privacidad mental

Leer la mente es un tema habitual en la ciencia ficción, pero los avances que vemos en este sentido hacen que cada vez sea más ciencia, y menos ficción, y por supuesto, cada vez más un negocio.

De todo esto hablamos en este último #technobits del curso en Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2020/07/privacidad-mental.mp3?_=3

 

Hace años, leí un artículo que me dejó impresionado en el que se hablaba de una serie de experimentos de aquel momento (hace diez años) en los que leía la mente de una manera o de otra. Desde lo que una persona soñaba, hasta «ver» los vídeos que una persona estaba viendo leyendo su mente. Los resultados en aquella época, aunque parecían magia (negra), estaban aún lejos de ser muy precisos.

En uno de esos experimentos, a los participantes, se les mostraban diferentes trailers de películas y luego se intentaba recrear lo que estaban observando. Este fue el resultado.

 

Diez años después, las cosas han avanzado, y mucho. Sobre todo en dos áreas fundamentales para esto, los sensores, y la Inteligencia Artificial (Machine Learning) necesaria para esto.

En el área de los sensores, probablemente el proyecto más radical del que tenemos noticia es Neuralink, otro de los proyectos de Elon Musk y seguramente el más cyberpunk. Desde el año pasado, en el que por primera vez enseñó sus avances, no hemos sabido nada. La semana pasada, Musk anunció por twitter que a finales de este mes de Agosto, hará una actualización sobre el estado del proyecto. Todo son especulaciones, pero en la conversación que se generó en twitter al respecto, Musk aseguró que en breve será posible escuchar música directamente en el cerebro desde el móvil utilizando su tecnología.

El año pasado anunció que un mono era capaz de manejar un ordenador con el pensamiento a través de un implante, y sí, también conectó un ratón a través de un puerto USB, así que podemos esperar cualquier cosa.

Otra noticia impactante en los últimos días, ha sido que un equipo del MIT ha presentado Dormio, un guante pensado para interaccionar con tus propios sueños.

Cuando nos dormimos, la fase en la que pasamos de estar despiertos a dormidos se llama hipnagogia. Este es un momento de mucha creatividad, Elijah Baley solía relacionar pistas en estos momentos que le llevaban a grandes avances, pero Dalí (con su llave) o Edison (con su canica de metal) hacían lo mismo.

Pues bien, el sistema del MIT intenta influenciar lo que el usuario del guante sueña durante la hipnagogia y le ayuda a guardar los recuerdos del sueño antes de dormirse completamente. De esta manera, se intenta explotar ese momento de creatividad.

Pero si hay una empresa que sin duda está muy interesada en leer nuestra mente es facebook. También con el MIT, hace unos meses presentaron un primer prototipo de un casco para leer nuestros pensamientos. En los resultados presentados, el sistema era capaz de acertar en más de un 60% las respuestas mentales que daban los participantes en el experimento a determinadas preguntas.

No cabe duda que la intersección entre la realidad virtual y la capacidad de leer (y «escribir») la mente está en el pináculo de cualquier sueño cyberpunk, y Zuckerberg ya tiene muy avanzada la parte de la VR. Tampoco hay que olvidar que facebook ya compró CTRL-Labs, famosa por su «pulsera lectora de mentes».

 

Lo que no cabe duda, es de que toda esta tecnología abre unas posibilidades terapéuticas enormes, y de hecho, es dónde parece que tanto Neuralink como la investigación de facebook se quieren centrar primero.

Pero tampoco cabe duda, de que el potencial negocio es enorme. Para empresas que han creado imperios adivinando lo que pensamos, saber lo que pensamos es una mejora evidente.

Las cuestiones éticas de todas estas tecnologías son también gigantescas, y no hemos rascado ni la superficie. Viendo lo «fluido» y lo difícil que es ponerse de acuerdo en el concepto de Privacidad Digital, y sobre todo, en lo que es aceptable y en lo que no, visto lo visto, creo que no deberíamos tardar mucho en empezar a pensar en qué significa la Privacidad Mental y cómo la vamos a defender.

@resbla