Categorías
emprendimiento

Cuando dar liquidez a un mercado está feo, los ibuyer

Todos sabemos que el mercado inmobiliario es poco líquido, y en general, poco eficiente. Esto ocurre por la propia naturaleza de los bienes, las trabas burocráticas, pero también por la escasa información que tradicionalmente ha existido en el mercado.

Algunas startups llevan tiempo intentando eliminar fricciones en el mercado, primero mejorando la información disponible, y ahora con modelos de negocio innovadores (y arriesgados) para mejorar la liquidez. Sin embargo, parece que hay gente que piensa que esto es malo.

De todo esto hablamos en este technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2021/10/proptech.mp3?_=1

 

Cómo decíamos antes, el mercado inmobiliario siempre se ha considerado uno de los mercados con menos liquidez. Sus activos no se pueden mover (inmobiliario), suelen tener tiempos largos de venta, su venta tiene muchas trabas burocráticas, son grandes inversiones que exigen también respaldo financiero, y además es un mercado en el que la información no fluye libremente. Lo cual también le hace poco eficiente.

Además lo que se vende en el mercado inmobiliario está lejos de ser estándar lo cual añade más complicaciones. Con esas características, no es de extrañar que haya atraído a muchas startups para intentar solucionar estos puntos de fricción, empresas que se las engloba en la categoría de proptech.

Inicialmente, lo que podríamos llamar Primera Ola del proptech, vimos empresas que pasaron a hacer digitalmente lo que se había hecho tradicionalmente en el sector. Aquí vimos nacer las primeras startups que originalmente eran portales de compraventa inmobiliaria más o menos sofisticados. Un ejemplo de este tipo de empresas aquí en España sería idealista que se fundó en el año 2000.

En una Segunda Ola empezaron a aparecer muchos servicios digitales en todas las áreas del mercado inmobiliario, pero centrándonos en el tema de este post (y simplificando muchísimo), aquí vimos una explosión en startups que se dedicaban a generar (e intentar monetizar) datos de mercado. Para las que empezaron como portales inmobiliarios el paso era obvio, de hecho no es difícil oír a la gente de idealista hoy en día hablar de datos que de cualquier otra cosa. Pero también nacieron startups centradas en la visualización, o por supuesto en convertir esos datos en decisiones.

Y podríamos definir la Tercera Ola del proptech (en la actualidad) cómo aquella en la que a través de modelos de negocio innovadores para el sector y basándose en la Inteligencia Artificial y la cantidad de datos existentes, se lanzan a solucionar fricciones muy concretas del mercado. Para este post nos centraremos en aquellas que están intentando dar liquidez al mercado de compraventa, pero las hay en alquiler, servicios profesionales, etc… En esta Tercera Ola, muchas empresas han intentado ser los que hagan parte del proceso que de otra forma lo harían los usuarios para conseguir eficiencias.

En principio, parecería que este tipo de startups que intentan aportar soluciones que al final significan más liquidez y eficiencia a un mercado que no es ni una cosa ni otra deberían ser bienvenidas. En teoría, normalmente poca liquidez y eficiencia significa mayor precio.

En España empresas cómo idealista se han convertido en la bicha, objetivo de muchos por la situación del mercado. Cierto es que hace ya casi dos años la CNMC abrió un expediente sancionador a empresas del sector, incluyendo a idealista, pero seguimos sin noticias sobre qué ha pasado con ese expediente.

Lo que sí que ha pasado es que hay mucha gente que ha asumido el discurso de que idealista contribuye al alza de precios. Es habitual verlo en redes sociales, pero también en algunos medios de comunicación. El único argumento sólido que se suele encontrar es que la información de este tipo de portales es la que se suele utilizar para que nuevos oferentes fijen el precio, y que por lo tanto se genera una especie de bola que sube los precios.

Claro que el argumento funciona también se podría haber utilizado cuando se desplomaron los precios de alquiler durante la crisis, pero es que además refuerza la idea de que aún hacen falta más datos para mejorar la eficiencia del mercado. Pero personalmente creo que es cómo acusar a la AEMET de que llueve mucho.

En EEUU están viviendo algo parecido. El precio de la vivienda allí, sólo este año, ha crecido un 20%. Y allí, han surgido unas cuantas empresas (algunas que han evolucionado de ser portales inmobiliarios) que se dedican a un modelo de negocio innovador (y arriesgado) en el sector.

Teniendo en cuenta la cantidad de datos que tienen y su confianza en que sus algoritmos de valoración de inmuebles, se dedican a hacer ofertas a la gente que quiere vender una casa, ofertas que son capaces de hacer firme en cuestión de días. Después, limpian y arreglan la vivienda, y la vuelven a poner en el mercado directamente. Este modelo de negocio lo llaman iBuyer (de instantáneo).

Este modelo de negocio tiene bastante riesgos y exige de un músculo financiero muy importante. Una de las más activas con este modelo, Zillow, tiene una capitalización de alrededor de 25000 millones de dólares.

Precisamente Zillow anunció la semana pasada que ponía en pausa su programa de iBuyer. La razón oficial es que son incapaces de encontrar la mano de obra necesaria para la limpieza y la reparación de las viviendas que compran. Sin embargo, otros creen ver el inicio del fin de la burbuja inmobiliaria en EEUU con este parón de Zillow.

La realidad, es que incluso con este mercado tremendamente alcista, no parece que los iBuyers estén ganando dinero, muy al contrario. Esto no ha evitado las críticas contra el modelo y las acusaciones de manipular el mercado. En EEUU, este vídeo de un agente inmobiliario se ha hecho viral.

En este artículo se entra en mucho detalle sobre la escala de las operaciones de Zillow respondiendo a ese vídeo. Este también es una lectura interesante para ver más puntos de vista (incluidos los comentarios).

En España tenemos algún ejemplo de iBuyer, pero su escala es muy pequeña cómo para tener la suficiente visibilidad para atraer críticas. Aunque estoy seguro que les podría caer un buen chaparrón.

No hay que ser un anarcocapitalista para pensar que cualquier cosa que ayude a que un mercado sea más líquido y eficiente son buenas noticias para el consumidor. Tiempos extraños los que vivimos en los que cualquier cosa asociada a mercado tiene enseguida connotaciones negativas.

@resbla

Categorías
negocios

Los seguros de Tesla y la monetización de los coches

Tesla acaba de anunciar un seguro variable en base al estilo de conducción de su propietario. No son los primeros, pero sí la primera marca de automóviles que lo hace (cierto es que Toyota tiene algo parecido). Leo a mucha gente preocupada (con razón) por la utilización de los datos personales que permite esto, pero sinceramente, creo que el juego de Tesla es otro. ¿Han pensado lo poco que monetizan los coches sus fabricantes?

De todo esto hablamos en este technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2021/10/seguros-tesla.mp3?_=2

 

Tesla lleva tiempo ofreciendo seguros para sus coches, aunque de momento sólo lo haga en California y Texas. En California, son de los más baratos y funciona como un seguro tradicional. Pero el seguro que anuncia ahora para Texas (recordemos, su nueva casa), va a ser variable basado en el estilo de conducción del propietario del coche.

Las aseguradoras llevan años hablando de esto, aunque me temo que su presencia es muy modesta. A día de hoy, dependen de un dispositivo adicional que hay que instalar en el coche, y me temo que eso es una barrera importante. Por otro lado, el cínico en mí piensa que probablemente las aseguradoras tampoco quieran empujar mucho. Al final, esos descuentos en las primas no dejarían de ser menos beneficio para ellas.

En el caso de Tesla, toda la tecnología necesaria para hacer la monitorización del estilo de conducción está ya en el coche. De hecho, llevan tiempo pilotando algo llamado Safety Score. Una puntuación basada en 5 factores, la cantidad de alertas de choque por cada 1000 millas, la cantidad de frenados bruscos, giros bruscos, acercarse demasiado al coche precedente y las desconexiones de la conducción autónoma por falta de atención.

Los clientes empiezan todos en 90 puntos, y esta puntuación se va actualizando mensualmente. El precio cambia de esta manera.

La verdad es que me ha sorprendido un poco las reacciones que he oído a este anuncio. La mayoría de ellas se han centrado en temas de datos personales y riegos a la privacidad. En este blog ya hemos dejado muchas veces muy claro que somos bastante aversos al uso indiscriminado y descontrolado de datos personales. Sin embargo, y aunque sin duda hay debate aquí también, no es lo que más nos llama la atención en este tema. De hecho, puestos a debatir, sería interesante hablar sobre el uso actual (muy opaco) que hacen las aseguradoras de los datos que ya tienen nuestros para calcular las primas de nuestros seguros. Pero cómo decía, ese es otro tema.

Porque para este humilde blog, el tema que realmente nos llama la atención, es que Musk está buscando maneras de monetizar los coches. Y es que aunque nos parece normal después de décadas de ese modelo de negocio, los coches prácticamente no se monetizan una vez son vendidos. En otras palabras, para la gran mayoría de coches que se venden, sus fabricantes no vuelven a cobrar un sólo euro durante toda su existencia.

Durante los últimos años con la explosión del «mundo app», muchos fabricantes pensaron que poniendo app stores en sus coches, mágicamente empezarían a tener ingresos adicionales. Todos sabemos que eso no ha llegado a la categoría de peanuts y de hecho, la mayoría de las intentonas que ha habido se han tenido que cancelar.

Pero parece que Tesla tiene muy claro que su futuro pasa por monetizar de forma continua sus coches. Se ha dicho muchas veces, pero esto va de convertir el coche en una plataforma para vender continuamente. Y Musk tiene unas cuantas cosas que está probando.

Además de este seguro variable que utiliza su propio hardware y software para gestionarlo y montar lo que no deja de ser un servicio de suscripción mensual. Ya está disponible desde hace tiempo pagar mensualmente el FSD (sistema de conducción autónoma). Por cierto, BMW habló en su momento de los asientos calefactables.

Parece obvio que la industria del automóvil no escapará de la Disrupción por Servicialización que está sacudiendo industria tras industria. Lo interesante es que hay al menos dos formas de hacer esto, y es difícil decir cuál será la ganadora (lo fácil es decir que probablemente las dos convivan).

La primera es la que podríamos llamar Car-As-A-Service (CaaS). Una vuelta de tuerca a los modelos de renting flexible en el que el usuario sólo paga por lo que utiliza el vehículo. El caso más extremo serían los servicios de carsharing, los cuáles sabemos que no son un gran negocio (de momento). Inicialmente las grandes marcas del sector apostaron por este modelo, pero poco a poco se han ido salido a la vez que las noticias se llenaban con fotos de cementerios de coches de servicios de carsharing que dejaron de funcionar.

Pero luego estaría la opción que está persiguiendo Tesla y que de alguna forma replica la de los teléfonos móviles. Convertir el automóvil en una plataforma para vender todo tipo de servicios y suscripciones. Tesla tiene varias ventajas aquí, sus usuarios son fans y están dispuestos a aceptar estos nuevos modelos de negocio. Algo que por ejemplo es impensable en BMW.

Otra gran ventaja que tiene Tesla es que es el nuevo en la ciudad. Y por lo tanto, no tiene tantos problemas en romper el status quo. Lanzar seguros propios no genera tantos problemas a las aseguradoras cómo si lo hiciera una marca tradicional de automóviles.

Pero es que salvando las distancias, hay más parecidos de los que uno podría pensar a primera vista entre un coche y un teléfono móvil. Son dispositivos caros, con mucha tecnología, y que por lo tanto son difíciles de convertir en servicio 100% por temas financieros y de cash flow. En otras palabras, asumir de arranque la compra de muchos coches para dar el servicio es una inversión de capital muy importante difícil de rentabilizar (cómo por otra parte han demostrado los servicios de carsharing). De hecho, aunque también ha habido alguna intentona de servicializar los móviles, tampoco han tenido mucho éxito.

Así que si saco mi bola de cristal, el futuro será de los fabricantes que sean capaces de monetizar sus coches de forma más intensa. Un nuevo reto para los fabricantes tradicionales de automóviles y todo el ecosistema alrededor.

@resbla

Categorías
innovación

Estamos cerca de la Era de la Fusión Nuclear… sí, en serio

De la Fusión Nuclear se lleva diciendo desde hace más de 50 años que estamos a 20 años de que sea una realidad. Durante las últimas semanas, se han producido noticias muy relevantes que invitan a pensar que ahora sí que es verdad, incluso que podríamos estar más cerca.

De todo esto hablamos en este technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2021/09/fusion-nuclear.mp3?_=3

 

En las últimas semanas se han producido cuatro noticias muy importantes en el campo de la fusión nuclear que hacen pensar que su explotación comercial podría ser una realidad la década que viene.

La primera de estas noticias ha ocurrido en un proyecto que necesita de muchas buenas noticias. El ITER anunció que la primera parte del que será el mayor imán del mundo había llegado ya a sus instalaciones. Se dice que tan potente que sería capaz de levantar un portaaviones 6 metros del suelo.

Los más viejos del lugar recordamos que España estuvo a punto de ser el lugar elegido para la construcción de este pantagruélico proyecto internacional. Un proyecto que lleva 10 años de retraso y maneja actualmente un presupuesto 4 veces el inicialmente proyectado. Aún así, se espera que en el 2035 el ITER empiece a funcionar, aunque es difícil prever cuándo los experimentos darán resultados.

Otra noticia muy interesante viene del Wendelstein 7-X alemán. Un dispositivo del tipo stellator que se utiliza para almacenar el plasma necesario para generar fusión nuclear de forma sostenida. Los stellator fueron de los primeros diseños que se utilizaron para ello. Sin embargo, su diseño los hace muy complejos de diseñar, construir y operar, por eso se fueron dejando a un lado a favor de otros diseños, sobre todo el Tokamak (que utiliza el ITER).

Sin embargo, los avances en computación y materiales han dado una segunda vida al stellator. Recientemente los investigadores del Wendelstein-7X anunciaron que gracias al último rediseño del reactor gracias a potentes supercomputadores han roto los límites de temperatura que anteriores diseños tenían y consideran que pueden alcanzar temperaturas el doble que las del sol.

Hace también unas semanas, se produjo otro avance significativo esta vez en el mundo del confinamiento inercial. A diferencia del confinamiento magnético que utiliza tanto tokamaks como stellators, en este caso se utilizan láseres para generar y contener la fusión. Para ello, se necesita una energía enorme para conseguir la ignición. Pues bien, utilizando un láser cuyo generador ocupa tres campos de fútbol y que proyecta toda la energía en un punto con el diámetro de un pelo humano, los investigadores del NIF han conseguido un nuevo récord consiguiendo el 70% de la energía que se estima que se necesita para esa ignición. Nada más y nada menos que 25 veces el anterior récord.

Pero si todas estas noticias no dan alas al optimismo sobre la posibilidad de que la fusión nuclear sea viable como fuente de energía, hace pocos días CFS (una startup financiada por Bill Gates) y el MIT anunciaban que han conseguido un imán construido con superconductores a alta temperatura que es capaz de generar un campo magnético utilizando tan poca energía que sus estimaciones dicen que será capaz de conseguir generar energía positiva neta de una fusión nuclear cuando se instale el imán en el SPARC, el reactor de fusión nuclear que está construyendo el MIT y que se espera que esté en funcionamiento en el 2025.

SPARC está también basado en tokamak, pero es de un tamaño mucho más pequeño que el ITER. Si efectivamente una vez construido fuera capaz de generar más energía de la que consume para generar la fusión, en un formato «pequeño» comparado al ITER, sería un avance que abriría las puertas a una energía limpia, prácticamente ilimitada y muy barata.

Este blog no trata de ingeniería nuclear, nos interesa más el mundo de los negocios y la innovación. Si se soluciona la parte técnica de este problema, uno no puede dejar de preguntarse qué tipo de modelos de negocio se montarían alrededor de ella, sin duda muy diferentes de los que hoy tienen las eléctricas que son una mezcla de suscripción y pago por uso.

Un modelo obvio al que se podrían parecer esas futuras eléctricas comercializando energía proveniente de la fusión nuclear sería el actual de las empresas de telecomunicaciones. Empresas que tienen que hacer importantes inversiones iniciales en infraestructura, pero que luego tienen unos costes marginales muy pequeños. Un modelo de suscripción puro con diferentes tarifas de tarifa plana por potencia contratada sería bastante lógico.

Pero hagamos un poco de negocio-ficción. Qué pasaría si quién construyera los reactores no fuera una empresa del sector de la energía y fuera por ejemplo… una tecnológica. No sería del todo descabellado que una de las grandes, con grandes necesidades de energía decidiera saltarse a las eléctricas. De hecho, ya lo están haciendo.

¿Y qué haría una gran empresa tecnológica con energía gratuita e ilimitada? Probablemente darla gratis a cambio de datos. O incluso ofrecer dispositivos que sólo funcionen con la electricidad de una determinada empresa y con un marketplace en el que se ofrezcan todo tipo de soluciones a cambio de un porcentaje que por supuesto sólo funcionen con esa electricidad.

En un post en el que decíamos que esta década será maravillosa por la cantidad de avances tecnológicos que veremos frente a las últimas décadas en las que los avances han sido un poco más triviales, incluíamos la fusión cómo algo poco probable en esta década. Y probablemente lo sea. Pero lo que está claro viendo todos estos avances es que ya decir que estamos a 20 años de que la fusión nuclear sea una realidad cómo fuente de energía es pecar de pesimismo.

@resbla