Categorías
negocios

Por un twitter creative commons y open source

Si nos olvidamos por un momento de la invasión rusa de Ucrania, la noticia de los últimos días es la oferta de Musk para comprar twitter.

A día de hoy, el actual consejo de administración no sólo la ha rechazado, sino que se ha «tomado una pastilla venenosa» para intentar evitarlo. Sin embargo, todo parece que este ha sido el primer acto de algo que parece que será largo. Además, Musk tiene un plan B…

En todo caso, aunque mucha gente (con razón) desconfíe de las intenciones de Musk para con twitter, hay cosas muy interesantes en lo que ha dicho en los últimos días.

De todo esto hablamos en este technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2022/04/twitter-y-musk.mp3?_=1

 

Creo que no hay que hablar mucho sobre la oferta de Musk, pero un breve resumen por si acaso… A grandes rasgos, ofreció comprar el 100% de la compañía con un 38% de sobreprecio sobre el que tenía la acción el día del anuncio, lo que valoraba la compañía en unos 43000 millones de dólares.

Hacía un par de semanas que se había anunciado que Musk se convertía en el principal accionista en twitter con algo más del 9% de la compañía después de que hubiera estado jugando con la idea en twitter durante las últimas semanas. Eso sí, poco después un fondo de inversión aumentó su participación y superó a Musk.

Y es que después del anuncio, todo el mundo corrió a posicionarse. Otros de los grandes inversores en la compañía anunciaba, el fondo de inversión de la familia real saudí, que aumentaba su participación en la compañía y que rechazaba la oferta.

Después hemos visto cómo el consejo de administración rechazaba la oferta, establecía la «píldora venenosa» y Musk anunciaba que si compraba la empresa el sueldo del consejo de administración sería 0$…

Está claro que esto no ha hecho nada más que empezar. Las últimas noticias dicen que parece que Musk ya tiene más inversores de los que necesita para realizar la compra y que está en proceso de seleccionar con cuáles va al asalto final… Veremos.

En todo caso, creo que esto pone encima de la mesa un tema interesante sobre el valor social de una red como twitter. Se podría argumentar algo parecido de otras redes, pero creo que es innegable que twitter tiene una función muy diferente y una relevancia muy diferente a la que pueden tener otras como facebook o instagram.

Y esto es lo que ha ido argumentando Musk para justificar su intención de comprarla. De hecho, justo el jueves en plena tormenta sobre la oferta, Musk estuvo en TED 2022 siendo entrevistado por Chris Anderson. Y por supuesto, twitter fue uno de los temas importantes de la entrevista.

Musk hizo mucho énfasis en que para él twitter cumple una función importantísima en la libertad de expresión, y por lo tanto para la democracia en todo el mundo. Todo esto puede sonar demasiado grande, sobre todo teniendo en cuenta que twitter es una red social pequeña comparada con otras. Y también que twitter se convierte demasiadas veces en un lodazal donde mucha gente va a rebuznar.

Pero hay algo de verdad en esa afirmación. Twitter es también un sitio dónde la gente viene a opinar, aprender y estar informada en tiempo real. Dónde los expertos de verdad están al alcance de cualquiera, y dónde, superado el fango, se pueden tener debates interesantes. Y es la red social preferida por líderes políticos, empresariales y sociales para comunicarse.

En su entrevista en TED, Musk dijo un par de cosas que creo que han pasado un poco desapercibidas. La primera es que a pesar de que su oferta era por el 100% de twitter, Musk no quiere ser el único propietario de la red social. En este sentido dijo que incorporaría inversores hasta el máximo permitido por ley para empresas privadas (en el sentido americano), es decir, que no cotizan en bolsa. Lo sorprendente es que hablara de unos 2000 accionistas cuando el límite legal es de 50.

Y la segunda es su visión de que los algoritmos, y en general, la gobernanza de twitter deben ser abiertos. Dijo que los algoritmos deberían ser open source y tendrían que estar colgados GitHub para que pudieran ser auditados por la comunidad y todo el mundo pudiera ver cómo funcionan y proponer mejoras.

Es indudable que todo esto suena muy bien. El problema es sin duda quién lo propone. Te puede gustar más o menos Musk, pero independientemente de eso, no parece sensato que la «plaza mayor de la humanidad» quee en manos de un multimillonario por muy bienintencionado que este sea.

Lo cierto es que hay más plataformas gestionadas por organizaciones privadas que tienen un enfoque claro en el bien común y que se encargan de asegurar el acceso a conocimiento a nivel global. Dos buenos ejemplos son Wikimedia (con su wikipedia entre otras) y la Fundación TED. Por cierto, las dos originalmente en manos de millonarios

¿Así que por qué no imaginarse un twitter creative commons y open source? ¿Podría una fundación (o una Public-Benefit Corporation) ser la propietaria de twitter y asegurarse de que todo lo que ocurre en la plataforma es transparente y sus decisiones son tomadas en base al beneficio común y no al de los intereses comerciales?

Claro que esto es mucho más fácil decirlo que hacerlo. Obviando el tema de los 50000 millones, el definir el «bien común» para twitter sería complicado. No hace falta más que ver qué entiende Musk por libertad de expresión. Pero un consejo de administración que recogiera puntos de vista diferentes, en el que estuvieran bien representadas diferentes sensibilidades y colectivos, pero que también recogiera las opiniones de la comunidad, podría llegar a posiciones de compromiso que efectivamente representaran ese bien común. Quizá cómo trabaja la Wikimedia Foundation puede ser una buena guía.

Así que en el caso hipotético de Elon Musk lea este blog, le recomendaríamos que más que inversores buscara filántropos de todo el mundo para comprar twitter, luego estableciera una fundación con una gobernanza transparente y equilibrada que lo gestionara asegurándose de que todo el código de twitter fuera abierto y compartido con la comunidad. Eso sí que podría parecerse a una plaza mayor de la humanidad.

@resbla

Categorías
negocios

CES 2022 y los relojes de cuco

Se acabó el CES 2022 con alivio dentro de la industria tecnológica. A pesar de las numerosas cancelaciones de última hora, y una asistencia bastante floja, había muchas ganas de tener un evento presencial con cierta normalidad. Además, el volumen de noticias ha sido importante.

Sin embargo, uno no puede dejar de acordarse del Tercer Hombre y los 500 años de democracia en Suiza.

De todo esto hablamos en este #technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2022/01/ces2022.mp3?_=2

 

No cabe duda que este CES2022 tenía un papelón importante. Hace meses, cuando se estaba organizando, todo el mundo pensaba que ya había pasado lo peor de la pandemia del COVID. Sin embargo, a medida que se acercaba la fecha del evento y la aparición de nuevas variantes se vio que no era cierto. De hecho, muchos fabricantes importantes y visitantes cancelaron su presencia a última hora.

Durante el evento, se convirtió en tendencia el compartir fotos de los pabellones vacíos y hacer referencia a cómo de fácil era conseguir asiento frente a otros CES. Aunque también es cierto que habría sido peor ver aglomeraciones de gente con la que está cayendo.

Lo que no se puede negar es que efectivamente muchas empresas han utilizado el CES para sus anuncios y ha habido muchos de las grandes empresas de electrónica e informática. Sin embargo, es difícil encontrar alguno realmente impresionante y llamativo para el gran público.

En realidad, desde hace años, las noticias llamativas vienen de gadgets (en mucho caso inútiles), pero cada vez más, de los automóviles. Y es que el CES cada vez más parece un Salón del Automóvil. De hecho, este año se pueden decir que las cosas más interesantes que he visto, o al menos llamativas, están relacionadas con el automóvil.

Para empezar, mucha gente subiéndose al Loop de Musk, principalmente cómo curiosidad porque viendo los vídeos (a pesar de lo que dice Boring), no parece que sea muy útil. Para empezar, los Tesla siguen teniendo que tener una persona al volante.

Y además, el sistema que se supone que iba a hacer a sus usuarios evitar atascos, ha tenido bastantes atascos.

Pero sin duda, la noticia que más ha llamado la atención del CES ha sido el BMW que cambia de color.

Personalmente, creo que este CES es un claro testamento de lo irrelevante que ha sido la industria tecnológica en la solución de la pandemia del COVID. Sin quitar importancia a que sus productos nos han permitido estar mejor comunicados, trabajar mejor desde casa y entretenernos durante los encierros, es imposible no pensar que la industria ha tenido un papel muy secundario durante estos años de pandemia.

Pero la paradoja, y aquí viene la conexión con el Tercer Hombre, es que esto ha pasado siendo sin duda la industria más valiosa, no sólo actualmente, sino de la historia.

Durante el CES, y sin grandes anuncios, Apple superó los 3000 millones de dólares de capitalización en bolsa, algo que no había pasado nunca antes. Pero es que además hay otras tres empresas (Microsoft, Amazon y Alphabet) que están valoradas en unos 2000 millones y que podrían llegar a este nivel en breve.

Que sepamos, ninguna de estas empresas lanzó relojes de cuco durante la pandemia, pero creo que no exagero si digo que su papel en la resolución de esta pandemia es muchísimo menor del que dicen sus capitalizaciones bursátiles.

En todo caso, y por mirar el lado positivo, que hayamos tenido un CES aburrido y presencial podemos tomarlo cómo un signo de que la normalidad está cada vez más cerca. Una normalidad en la que seguiremos utilizando los relojes de cuco de forma masiva.

@resbla

Categorías
negocios

Los seguros de Tesla y la monetización de los coches

Tesla acaba de anunciar un seguro variable en base al estilo de conducción de su propietario. No son los primeros, pero sí la primera marca de automóviles que lo hace (cierto es que Toyota tiene algo parecido). Leo a mucha gente preocupada (con razón) por la utilización de los datos personales que permite esto, pero sinceramente, creo que el juego de Tesla es otro. ¿Han pensado lo poco que monetizan los coches sus fabricantes?

De todo esto hablamos en este technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2021/10/seguros-tesla.mp3?_=3

 

Tesla lleva tiempo ofreciendo seguros para sus coches, aunque de momento sólo lo haga en California y Texas. En California, son de los más baratos y funciona como un seguro tradicional. Pero el seguro que anuncia ahora para Texas (recordemos, su nueva casa), va a ser variable basado en el estilo de conducción del propietario del coche.

Las aseguradoras llevan años hablando de esto, aunque me temo que su presencia es muy modesta. A día de hoy, dependen de un dispositivo adicional que hay que instalar en el coche, y me temo que eso es una barrera importante. Por otro lado, el cínico en mí piensa que probablemente las aseguradoras tampoco quieran empujar mucho. Al final, esos descuentos en las primas no dejarían de ser menos beneficio para ellas.

En el caso de Tesla, toda la tecnología necesaria para hacer la monitorización del estilo de conducción está ya en el coche. De hecho, llevan tiempo pilotando algo llamado Safety Score. Una puntuación basada en 5 factores, la cantidad de alertas de choque por cada 1000 millas, la cantidad de frenados bruscos, giros bruscos, acercarse demasiado al coche precedente y las desconexiones de la conducción autónoma por falta de atención.

Los clientes empiezan todos en 90 puntos, y esta puntuación se va actualizando mensualmente. El precio cambia de esta manera.

La verdad es que me ha sorprendido un poco las reacciones que he oído a este anuncio. La mayoría de ellas se han centrado en temas de datos personales y riegos a la privacidad. En este blog ya hemos dejado muchas veces muy claro que somos bastante aversos al uso indiscriminado y descontrolado de datos personales. Sin embargo, y aunque sin duda hay debate aquí también, no es lo que más nos llama la atención en este tema. De hecho, puestos a debatir, sería interesante hablar sobre el uso actual (muy opaco) que hacen las aseguradoras de los datos que ya tienen nuestros para calcular las primas de nuestros seguros. Pero cómo decía, ese es otro tema.

Porque para este humilde blog, el tema que realmente nos llama la atención, es que Musk está buscando maneras de monetizar los coches. Y es que aunque nos parece normal después de décadas de ese modelo de negocio, los coches prácticamente no se monetizan una vez son vendidos. En otras palabras, para la gran mayoría de coches que se venden, sus fabricantes no vuelven a cobrar un sólo euro durante toda su existencia.

Durante los últimos años con la explosión del «mundo app», muchos fabricantes pensaron que poniendo app stores en sus coches, mágicamente empezarían a tener ingresos adicionales. Todos sabemos que eso no ha llegado a la categoría de peanuts y de hecho, la mayoría de las intentonas que ha habido se han tenido que cancelar.

Pero parece que Tesla tiene muy claro que su futuro pasa por monetizar de forma continua sus coches. Se ha dicho muchas veces, pero esto va de convertir el coche en una plataforma para vender continuamente. Y Musk tiene unas cuantas cosas que está probando.

Además de este seguro variable que utiliza su propio hardware y software para gestionarlo y montar lo que no deja de ser un servicio de suscripción mensual. Ya está disponible desde hace tiempo pagar mensualmente el FSD (sistema de conducción autónoma). Por cierto, BMW habló en su momento de los asientos calefactables.

Parece obvio que la industria del automóvil no escapará de la Disrupción por Servicialización que está sacudiendo industria tras industria. Lo interesante es que hay al menos dos formas de hacer esto, y es difícil decir cuál será la ganadora (lo fácil es decir que probablemente las dos convivan).

La primera es la que podríamos llamar Car-As-A-Service (CaaS). Una vuelta de tuerca a los modelos de renting flexible en el que el usuario sólo paga por lo que utiliza el vehículo. El caso más extremo serían los servicios de carsharing, los cuáles sabemos que no son un gran negocio (de momento). Inicialmente las grandes marcas del sector apostaron por este modelo, pero poco a poco se han ido salido a la vez que las noticias se llenaban con fotos de cementerios de coches de servicios de carsharing que dejaron de funcionar.

Pero luego estaría la opción que está persiguiendo Tesla y que de alguna forma replica la de los teléfonos móviles. Convertir el automóvil en una plataforma para vender todo tipo de servicios y suscripciones. Tesla tiene varias ventajas aquí, sus usuarios son fans y están dispuestos a aceptar estos nuevos modelos de negocio. Algo que por ejemplo es impensable en BMW.

Otra gran ventaja que tiene Tesla es que es el nuevo en la ciudad. Y por lo tanto, no tiene tantos problemas en romper el status quo. Lanzar seguros propios no genera tantos problemas a las aseguradoras cómo si lo hiciera una marca tradicional de automóviles.

Pero es que salvando las distancias, hay más parecidos de los que uno podría pensar a primera vista entre un coche y un teléfono móvil. Son dispositivos caros, con mucha tecnología, y que por lo tanto son difíciles de convertir en servicio 100% por temas financieros y de cash flow. En otras palabras, asumir de arranque la compra de muchos coches para dar el servicio es una inversión de capital muy importante difícil de rentabilizar (cómo por otra parte han demostrado los servicios de carsharing). De hecho, aunque también ha habido alguna intentona de servicializar los móviles, tampoco han tenido mucho éxito.

Así que si saco mi bola de cristal, el futuro será de los fabricantes que sean capaces de monetizar sus coches de forma más intensa. Un nuevo reto para los fabricantes tradicionales de automóviles y todo el ecosistema alrededor.

@resbla

Salir de la versión móvil