Categorías
innovación

Las hojas de cálculo hacen girar al mundo

Estamos en un momento de transformación digital en el que no dejamos hablar de maravillosas tecnologías como la inteligencia artificial que están cambiando nuestra vida y nuestra forma de trabajar. Sin embargo, hay una verdad incómoda, las hojas de cálculo son las que hacen girar al mundo, y claro, esto tiene sus riesgos.

De todo esto hablamos en este #technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2020/10/excel.mp3?_=1

 

Las hojas de cálculo, con el Excel como su mayor representante, son omnipresentes. Su accesibilidad, y su facilidad de uso para funciones básicas, hacen que sean utilizadas por todo el mundo desde prácticamente la escuela, así que es normal que cuando llegan al mundo laboral, sigan utilizándolo, sea en una PYME o en una gran corporación.

Pero la realidad, es que en Excel hay un lenguaje de programación, VBA, que aunque sea el más odiado entre los programadores, permite hacer verdaderas virguerías con una hoja de cálculo y es mucho más utilizado de lo que muchas empresas se atreven a reconocer.

En todo caso, siendo las hojas de cálculo tan dependientes de lo que los humanos que trabajan con ellas escriban en sus celdas, los errores son muy comunes. Y claro, no es lo mismo un error en nuestra contabilidad doméstica, que en las cuentas de una gran organización. Un error en un signo puede tener significar un problema de enormes proporciones.

Eso experimentaron hace unos días el Servicio Nacional de Salud Inglés (PHE) cuando tuvieron que admitir que debido a un error no habían contabilizado más de 16000 casos de COVID. El PHE había montado un sistema de recogida de datos basada en Excel. Un proceso bastante rudimentario, pero muy habitual  y que suele funcionar. Los laboratorios de análisis mandaban sus resultados en una plantilla en formato CSV, y el PHE lo consolidaba de forma automática en un archivo de Excel. El problema es que eligieron hacerlo en un formato antiguo de archivo (XLS) que tiene un límite de 65000 filas de datos, y claro, había más, unas 16000 más, exactamente los datos que se han quedado fuera de los análisis.

Entre los errores más espectaculares están los errores en las fórmulas de una hoja de Excel que calculaba los riesgos asociados a un fondo de inversión de JPMorgan. Este error (junto con algún otro), costó al banco 6200 millones de dólares en 2012. Aquí tenéis un buen resumen, pero si queréis, aquí tenéis todo el postmortem del fiasco.

Hay una lista enorme (aquí tenéis una en dos partes) de problemas con hojas de cálculo en empresas financieras, pero por buscar en otros sitios (aunque casualmente, casi todos son en el Reino Unido), uno de los más curiosos ocurrió durante los Juegos Olímpicos de Londres en 2012. Alguien se equivocó al poner el número de entradas disponibles para las finales de natación sincronizada. En la celda dónde debía decir 10000, puso 20000 con el consiguiente caos.

En 2011, el servicio de inteligencia británico, el Mi5, estuvo realizando labores de escucha a más de 100 teléfonos sólo porque tenían un error de formato en la hoja de cálculo con la que gestionaban qué teléfonos tenían que ser pinchados.

Hasta la NASA no está a salvo de problemas con sus hojas de cálculo. En 1999, la Mars Climate Orbiter se estrellaba en Marte. En el desarrollo de la sonda, uno de los equipos utilizó el sistema métrico, mientras que otro utilizó el sistema anglosajón. Mientras unos hablaban de libras-segundo para los cálculos de impulso, los otros entendieron que eran newtons-segundo.

Otro ejemplo del poder de Excel, y en concreto, de su autocorrector, es que se tuvo que llegar a un acuerdo para cambiar de nombre a 27 genes humanos para que Excel no los cambiara automáticamente a fechas cuando se escribían en una de sus celdas. Por ejemplo, el gen MARCH1 era automáticamente formateado y cambiado a la fecha 1-Mar. La solución, cambiar el nombre a MARCHF1.

El tema de los errores en hojas de cálculo da para tanto que hay hasta una asociación llamada Eusprig que se dedica a recopilar, analizar y publicar estudios sobre el tema. Tienen hasta una conferencia anual.

Pero con todos los detractores que hay del excel, también hay verdaderos fanáticos, gente que hace cosas con las hojas de cálculo para las que en principio nunca fueron creadas.

Gente que hace obras de arte japonés, como Tatsuo Horiuchi.

O vídeos musicales

O juegos, desde un simulador de vuelo hasta el Monopoly (entre otros). Pero sin duda, en el olimpo de los usuarios de excel, están aquellos que lo están utilizando para gestionar sus relaciones personales, o incluso, ejem, sus orgías.

Nos guste mucho o poco, las hojas de cálculo hacen girar al mundo por mucho que nos parezca viejuno en este momento de transformación digital. Y paradojas del destino, ahora que viene mucho dinero de la Unión Europea para la transformación digital, sí, acabará en una hoja de excel. Esperemos que no se equivoquen con las fórmulas.

@resbla

 

Categorías
negocios

El reino de Elon Musk no es de este mundo

Esta semana se publican los resultados financieros del último trimestre de Tesla, y aunque habrá alguna buena noticia, todo parece indicar que las malas noticias serán mucho mayores que las buenas.

Sin embargo, este pasado sábado, Elon Musk apareció ante el mundo con una gran sonrisa, casi flotando por encima del suelo. Y es que lo que realmente le preocupa a Musk no son las cosas terrenales, sino las celestiales.

De todo esto hablamos en este #technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2019/09/spacex.mp3

Pero empecemos con Tesla. Todo parece indicar que este pasado Q3, Tesla superará la cifra mágica de los 100000 coches entregados en un sólo trimestre.

En Q2 ya se quedaron cerca, pero esta cifra les colocaría en más de un 15% de crecimiento año sobre año.

Sin embargo, estas buenas noticias serán empañadas porque este importante crecimiento se está produciendo gracias a la importante demanda del Model 3. El problema, la demanda de los modelos S y X se ha desplomado, y estos son modelos mucho más caros y de mucho más margen para Tesla. De hecho, se espera que esto se traduzca en una caída de ingresos, la primera en varios años.

Teniendo en cuenta que el trimestre pasado Tesla tuvo unas pérdidas importantes, es de esperar que las de este lo sean aún más.

Pero si miramos la cara de Elon Musk el sábado, desde luego no parecía nada preocupado, muy al contrario, hacía mucho que no se le veía tan ilusionado, y es que presentaba su último «juguete», la Starship.

Hay muchas cosas impresionantes respecto a la Starship. SpaceX ha fabricado 2 prototipos, el Mk1 en Texas y el Mk2 en Florida, que se empezaron a fabricar hace pocos meses. Además Musk anunció que en pocas semanas estará listo para un vuelo de prueba que llegue a unos 20 kms de altura y en menos de seis meses para un vuelo orbital.

Y efectivamente suena muy optimista, pero la cosa no se queda ahí. Musk también dijo (aquí más imágenes de la presentación) que si todo iba bien, en el 2022 podría ser una buena oportunidad para lanzar la primera misión de carga a Marte con la que empezar a preparar la llegada de los primeros colonizadores.

Para eso, y para hacer las primeras pruebas que podrían incluir un viaje a la Luna (adelantando a la NASA en ello), necesita construir un cohete gigantesto, y ese cohete, aún ni siquiera han empezado a construirlo. Se llamará BFR, y además de ser uno de los cohetes más potentes de la historia, será reutilizable ya que después de soltar a la Starship en el espacio, volverá a tierra y aterrizará. En agosto, Space X realizó un piloto con una nave llamada Starhopper que tiene el mismo diámetro del que tendrá la BFR.

Así que aunque todo sigue pareciendo muy de ciencia ficción, las fechas y los hitos se van cumpliendo razonablemente y todo parece indicar que en dos o tres años Space X estará en posición de tener tecnología para llegar a la Luna y otros planetas. Recordad que Musk lanzó el reto #dearMoon para enviar a 7 artistas a un viaje alrededor de la Luna en 2023 y cada vez parece un proyecto menos lunático.

Pero si hay algo de todo esto sorprendente, es que Space X es una empresa privada y que está financiando esto con recursos propios.

SpaceX es una empresa rentable con unos ingresos de más de 2000 millones de dólares. Se estima una valoración cercana a los 35000 millones de dólares, y las últimas operaciones de financiación han sido a través de deuda cuya oferta se ha cubierto rápidamente y que incluso no han llegado a completar.

La NASA es uno de los principales clientes de SpaceX. Ya se han convertido en rutinarios los vuelos de la Dragon a la Estación Espacial Internacional. Y a pesar de un accidente que retrasó la versión tripulada de esta nave, todo parece indicar que en pocos meses la NASA utilizará Space X para mandar sus astronautas a la ISS.

Otro incipiente, pero potencialmente enorme, negocio es el de Starlink. La idea detrás de este proyecto es crear una constelación enorme (12000) de satélites para dar cobertura de acceso a internet de bajo coste a nivel global. De momento, ya han empezado las misiones de despliegue con los 60 primeros satélites y 60 más en un par de semanas. Se habló de que este negocio podría representar 30000 millones de dólares en el 2025, y aunque ese número parece un deseo más que una previsión, lo cierto es que parece que puede haber mucha demanda para un servicio así. Aunque Space X seguramente no sea el único que lo intente, probablemente sí los únicos que tengan cohetes. Además, ya tienen permiso.

Todo esto sonaría muy loco si no hubiera ya mucho de verdad. SpaceX fueron los primeros en empezar a reutilizar cohetes y hacerlos volver a la Tierra, llevan años mandando de forma rutinaria cohetes no tripulados a la ISS, están a punto de mandar personas al espacio, y no os quepa duda de que en pocas semanas se producirá el vuelo de prueba de la Starship.

¿Conseguirá mandar una nave en el 2022 a Marte? Lo dudo, casi imposible. Pero sin duda, esta «carrera espacial» es de lo más alucinante que está ocurriendo en este momento. Por eso, no me extraña que Musk no piense tanto en cosas terrenales que van sobre ruedas y piense más en cosas celestiales. Su reino no es de este mundo.

@resbla

Categorías
blog

La locura marciana de Musk ya tiene fecha

La vida de padre de familia numerosa con niños pequeños empieza muy temprano, y más si la más pequeña está malita. Pero ya se sabe que a quien madruga… lo cual hoy me ha permitido ver en directo la presentación de Elon Musk en la IAC 2017 en Australia.

Ya han pasado unas horas y aún tengo la cara que se te queda cuando has visto una película que te ha gustado mucho. Y a los que nos gustan las de ciencia ficción sabemos que las que más nos gustan son aquellas que nos dejan un montón de cabos sueltos que nos permiten seguir con la película en nuestra cabeza.

La diferencia es que tiene mucho de ciencia, pero parece que cada vez tiene menos de ficción. Creo que a Luis Vicente Muñoz le ha pasado un poco lo mismo, por eso me invitó hoy a hablar un poco sobre ello en Capital Radio (a partir del minuto 15):

https://capitalradio.es/audios/20170929_CAPITAL_TERTULIA.MP3?_=2

 

Hay que reconocer que la oratoria no es una de las fortalezas de Musk, pero no cabe duda que tener un buen equipo que te haga buenos vídeos e infografías ayuda, y mucho. Por eso os recomiendo que véais su charla. Espectacular:

Además de detalles más concretos sobre los ya famosos BFR (Big Fucking Rockets) tan llamativos como que su cabina será más amplia que la de un A380 y que llevarán a unas 150 personas cómodamente pero que podrían albergar hasta 250. Pero claro, lo mejor lo fue dejando para el final.

Para empezar, fechas, y fechas que aunque dijo que eran aspiracionales, también dijo que son posibles y que ya están trabajando en los sistemas. Para empezar, el 2022 quiere mandar ya dos misiones de carga, para aprovechar la siguiente ventana de lanzamiento a Marte (cada dos años) para enviar dos más de carga y dos tripuladas en el 2024.

Y como antaño nos sorprendía Apple con un «one last thing», Musk hizo lo mismo. Y propuso el uso de esos mismos cohetes para el viaje intercontinental. Su propuesta conectaría ciudades como Nueva York y Shanghai en poco más de 30 minutos.

Con sus recientes éxitos con Space X, Musk es ya alguien a quien tener muy en cuenta en el mundo del espacio, sino la referencia a nivel mundial ya. Personalmente, creo que es menos ciencia ficción que consiga lanzar la primera misión a Marte en 2022 que alguna vez ponga en marcha si proyecto de vuelos intercontinentales utilizando estos cohetes. No quiero ni imaginarme la locura legal para regular esos vuelos. En todo caso tenemos la suerte de vivir en la misma época que Musk al que la historia seguramente ponga a la altura de los grandes inventores y empresarios de principios del sXX a los que nos gusta tanto citar.

Y no, Musk no citó ni una sola vez a la NASA (ni por supuesto a la ESA). El espacio se está privatizando a toda velocidad.

@resbla

 

Salir de la versión móvil