Categorías
innovación

¡Di NFT una vez más, di NFT una vez más!

Seguimos inundados de noticias sobre NFTs y criptomonedas. Sin embargo entre tanto ruido, siguen pasando cosas muy interesantes que nos pueden dar pistas sobre lo que hay de verdad en todo esto, y sobre todo, lo que sobrevivirá cuando se baje el suflé.

Quentin Tarantino ha lanzado una subasta de unos NFTs con pasajes del guion de Pulp Fiction que no se utilizaron en la película. Inmediatamente la productora de la película le ha demandado.

De todo esto hablamos en este technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2021/11/tarantino.mp3?_=1

 

Tarantino escribió y dirigió Pulp Fiction in 1994, una película que encaja fácilmente en la categoría «de culto». Hace unos días, anunció que con el objetivo de «explorar nuevos medios para expresar su estilo artístico e ideas» lanzaba una subasta con 7 NFTs.

Viendo la cantidad diaria de artistas y creadores de contenido que diariamente anuncian NFTs, y no olvidemos, la cantidad de volumen de usuarios y (cripto)dinero que se mueve a diario alrededor de ellos, uno podría estar tentado a marcar estos NFTs cómo otro ejemplo de artista que se quiere subir al carro de los criptoactivos intentando ganar un dinero fácil y rápido.

Sin embargo, el tema tiene bastante más miga. Hace pocas semanas hablamos de los NFTs que lanzó The Economist que exploraban algunas características no muy conocidas que se pueden incorporar a los NFTs. En aquel caso los NFTs incluían ciertas cláusulas sobre los derechos de copyright del propietario, y también otra cláusula que genera beneficios para el creador, en este caso The Economist, cada vez que los NFTs se vendan. (Por cierto, aquí intentamos dar nuestra explicación de lo que son los NFTs)

En este caso Tarantino también ha querido probar características poco utilizadas ahora en los NFTs y que en este caso sí que consiguen que estos NFTs sean piezas únicas, irrepetibles y privativas para sus propietarios.

Tarantino se ha asociado con The Secret Network (un proyecto que nace del MIT) para lanzar estos NFTs que llaman «secretos«. En realidad, a lo que se refieren es que los NFTs están asociados a un contenido que es secreto y al que sólo podrá acceder el propietario de cada NFT.

Además, los derechos que los propietarios adquieren sobre este contenido secreto no están limitados. Y cómo el propio Tarantino avisa en su web, las personas que adquieran estos NFTs tendrán tres opciones:

  • Guardar los secretos para la eternidad
  • Compartir los secretos con un grupo reducido de personas importantes
  • Compartir los secretos con todo el mundo

Pero hay otra cosa muy interesante en estos NFTs, los secretos propiamente dichos. Tarantino ha construido estos 7 NFTs alrededor de 7 escenas que estaban incluidas en el guion original pero que no se incluyeron en la película. No sólo los NFTs incluyen los fragmentos de esas escenas, sino que también comentarios del propio director sobre ellas.

Y claro, esto no podía acabar más que en una demanda. Miramax, la productora de Pulp Fiction, ha demandado a Tarantino porque consideran que el director ha infringido el contrato  que mantienen. De hecho, Miramax ha pedido que Tarantino retire la subasta, algo que a día de hoy todavía no ha pasado.

La discusión es si estos NFTs se pueden considerar un ejercicio de publicación del guión, algo para lo que Tarantino tiene derechos, o es una venta puntual, la cual consideran que no estaría en dicho contrato. Además, se junta con que Miramax tenía planes para entrar en los NFTs, y al no haberlo consultado con ellos previamente, el lanzamiento de los «NFTs secretos» de Tarantino perjudica seriamente esos planes.

Y esto va a ser muy interesante de ver porque lo que pase en este juicio va a ser un referente para futuras «publicaciones» de contenido a través de NFTs. Es imposible que los contratos pre-existentes, y ya no digamos de hace 25 años, tuvieran en cuenta los NFTs y lo que esta tecnología permite a creadores y propietarios de contenido. Así que este tipo de demandas van a empezar a ser muy comunes.

Más allá del humo tan denso que hay alrededor de los NFTs, y la cantidad de tonterías que se están haciendo con ellos, está claro que están ocurriendo cosas muy interesante y verdaderamente transformadoras. Esto de Tarantino estoy seguro de que entra en esta segunda categoría.

@resbla

Categorías
innovación

El metaverso no viene, está aquí desde hace tiempo

La semana pasada, The Economist realizó una subasta benéfica de un NFT de una de sus portadas. Mientras tanto, Zuckerberg cambiaba el nombre de su compañía y lo apostaba todo al metaverso. Un metaverso muy de ciencia ficción alrededor de la Realidad Virtual difícil de creer. Sin embargo, creo que es obvio que el metaverso ya está aquí, aunque no sea el que meta y Mark tienen en mente.

De todo esto hablamos en este technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2021/11/metaverso.mp3?_=2

 

Empecemos con The Economist. El día 24 de Octubre anunciaron una subasta benéfica de un NFT con la imagen de la portada de un número de Septiembre dedicado precisamente a estos criptoactivos. La subasta tenía también el objetivo experimentar de primera mano con la tecnología. Ya que cómo decían ellos mismos, no sólo se trata de contarlo sino de también experimentarlo.

En ese sentido, el NFT incluye algunos aspectos muy interesantes de la tecnología que suelen pasar desapercibidos (por cierto, nosotros intentamos explicar cómo pudimos esto de los NFT). Por un lado, The Economist se reserva un 10% de futuras ventas del NFT en cuestión (que también donarán). Funcionalidad muy interesante para artistas que de otra forma no participan de futuros incrementos del valor de sus obras.

Por otra parte, los NFTs pueden incluir referencias a texto que pueden ser a su vez cláusulas legales que maticen los derechos del NFT. En este caso, The Economist incluyó matizaciones a los derechos de copyright del propietario. En este caso limitan la reproducción de la imagen asociada a usos personales y no comerciales. La subasta consiguió la no despreciable cifra de 430000$, por supuesto pagados con Etherum. Sin duda, un éxito.

En estas, Zuckerberg anunciaba el ya anticipado cambio de nombre de facebook con el que Mark representa la apuesta al todo o nada de la compañía al metaverso. La visión de meta del metaverso tampoco es una sorpresa. Teniendo en cuenta que facebook compró en su momento Oculus, y a pesar de que la adopción de la realidad virtual sigue siendo muy reducida (siendo optimistas), está claro que quieren seguir intentándolo (a HTC no le está yendo muy bien una estrategia similar).

Esta visión es muy de Ready Player One, un mundo en la que nos ponemos unas gafas, nos equipamos con trajes y demás dispositivos para sumergirnos en un universo virtual. Un metaverso que gire alrededor de la Realidad Virtual que no sólo englobe la parte lúdica de nuestra vida en internet, sino también la social y la profesional.

Y suena todo muy aburrido. Pero lo peor no es que sea aburrido, ni que venga de una empresa a la que no se le puede tener mucho cariño, ni que por supuesto es muy debatible que queramos estar mucho tiempo con unas gafas incómodas y mareantes, lo peor es que parecen que han descubierto la penicilina cuando el metaverso está aquí con nosotros ya desde hace tiempo.

Cualquiera que lleve años jugando a MMOGs cómo Fortnite o Call of Duty, cualquiera que siga a creadores en twitch, OnlyFans o se apoye a periodistas a través de patreon, sabe que ya hay metaversos creados alrededor de ellos y que ya se mueve (mucho) dinero. Sea en criptomonedas, créditos o dinero «tradicional».

Estos metaversos tienen su propio lenguaje, modas y cultura, que difícilmente encaje con lo que hoy es facebook, perdón, meta. Pero es que además, y lo que más me cuesta ver de la visión de metaverso de Zuckerberg, es que creo que los usuarios van a querer vivir diferentes metaversos y no tener uno que los unifique. Es decir, es muy probable que quieras tener diferentes meta-personalidades y meta-apariencias para los diferentes metaverso sin tener que estar metido en el metaverso de meta. Además, con el historial de facebook en cuanto a la protección de datos personales, no se me ocurre peor sitio que tener tu metapersona.

Y no hace falta decir que en ese escenario de multimetaversos, el tener medios de pago que sigan dando un alto nivel de anonimidad y que funcionen a través de todos ellos, va a ser necesario y deseable. Los NFTs y las criptomonedas parecen inevitables para ese mundo.

¿Os acordáis de libra? Uno de los más sonoros fracasos de Zuckerberg que ahora parece más necesario que nunca para su visión con meta. El proyecto que cambió de nombre el año pasado a Diem, ha pasado a una fase de una cierta hibernación. Hay algunos rumores de que puede haber un anuncio antes de finales de año, pero la realidad es que facebook anunció hace pocas semanas Novi, una cartera para criptomonedas con la que han empezado un pequeño piloto. Así que está claro que después del anuncio de cambio de nombre y de la visión de Zuckerberg para la compañía, meta va a volver a intentar hacerse un hueco en las criptomonedas y medios de pago digitales.

Por mucha rabia que dé ahora escuchar la palabra metaverso a diestro y siniestro, mezclada con un poquito de NFT y criptomonedas para rematar el galimatías, la realidad, es que aunque sea todavía en una versión primitiva, el metaverso ya está aquí con nosotros. Y cómo siempre que ocurren estas cosas, hay muchísimo humo, y sí, el metaverso de meta y Zuckerberg, también lo es.

@resbla

Categorías
negocios

Mr Goxx, el ratón criptogurú

De entre todos los criptogurús que tenemos ahora (que soportar) en todas las redes sociales, hay uno que llama especialmente la atención, Mr Goxx, un ratón que invierte en criptomonedas.

Este roedor se suma a la ya larga lista de animales que han sido parte de experimentos más o menos serios de aquello que dijo en los años 70 Burton Malkiel, que un mono con los ojos tapados lanzando dardos a las páginas salmón de un periódico seleccionaría una cartera de inversiones con una rentabilidad igual de buena que otra elegida por expertos.

De todo esto hablamos en este technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2021/10/mr-goxx.mp3?_=3

 

Mr Goxx tiene un canal de twitch en el que una vez al día aparece en su jaula y tomando «decisiones» de compra y venta. El centro de operaciones tiene una rueda con la que Mr Goxx elige la criptomoneda, y un par de túneles que representan las órdenes de compra y venta. Este vídeo lo explica muy bien.

Durante las primeras semanas de operaciones, Mr Goxx consiguió acumular hasta un 30% de beneficios, lo cual llamó la atención hasta de Elon Musk.

Pero la ambición de Mr. Goxx no se queda ahí, tiene su propia línea de merchandising, y por supuesto, ha lanzado sus propios NFTS.

Si miramos ahora el retorno de sus operaciones, la rentabilidad ha caído hasta el 4,30%, pero esto se explica porque ha empezado a incorporar los fondos recibidos por la venta de los NFTS a la cartera y ha decidido no considerarlos beneficios.

Hay muchos usuarios que han hablado de aportar fondos a la cartera para co-invertir con Mr Goxx, incluso otros que quieren aportar dinero para reformar y mejorar la Goxx Box.

 

En realidad, esto de utilizar animales para invertir en acciones es un viejo juego. Después de que Malkiel hiciera esa predicción, muchos intentaron probarlo. Seguramente el más famoso y más exitoso fue Raven, un chimpancé que aún está en el Guiness por ser el «chimpancé más exitoso de Wall Street«.

En 1999 consiguió la posición 22 en la lista de los mejores inversores en EEUU consiguiendo unos beneficios del 213% después de elegir las inversiones tirando dardos a una lista de 133 compañías de internet (esto es importante).

Pero hay más ejemplos. Otro mono, Adam Monk, fue capaz de generar más beneficios que una estrella de la televisión económica americana, Jim Cramer, durante dos años, y a los principales índices de EEUU durante tres. Y no sólo monos. En 2012, el gato británico Orlando fue capaz de ganar a un equipo formado por inversores profesionales.

También muchos periodistas han querido hacer el «mono». Varios periódicos han realizado experimentos similares de selección de cartera aleatoria y compararlo contra los profesionales. Seguramente el más famoso fue el del Wall Street Journal que durante 14 años utilizaron tiradas de dardos, y en realidad, perdieron más veces que ganaron.

 

Volviendo a Raven, sus propietarios montaron un fondo de inversiones bajo su «dirección». Y se rompió la burbuja del .com… El fondo terminó en bancarrota con pérdidas muy superiores a las de los índices generales del NASDAQ y a los de los fondos profesionales.

La realidad es que hay una cierta trampa en todos estos ejemplos de intentar demostrar que los mercados financieros siguen un «random walk«. Por un lado, aquí tenemos un claro caso de sesgo del superviviente. Sólo sabemos de los monos (o hámsteres) que han tenido éxito, de los (seguramente muchos más) que no lo han tenido no sabemos nada.

Por otro lado, estas elecciones «aleatorias» no lo son tanto. Cojamos Mr Goxx cómo ejemplo, sólo está seleccionando de entre un pequeño grupo de criptomonedas elegidas por sus propietarios. De la misma manera que Raven elegía sólo entre un seleccionado grupo de acciones del NASDAQ.

Y por último, hay una gran correlación entre el éxito de estos animales y que el mercado esté con un fuerte crecimiento. En otras palabras, es más fácil mejorar los retornos de las inversiones de forma aleatoria en mercados de fuerte crecimiento que en los que no.

Eso sí, que nadie tome esto cómo una defensa de la cantidad de criptogurús que hay por ahí pululando y vendiendo humo. En realidad, todo esto de arriba, se aplica a un hámster o a un youtuber.

Por cierto, hace muchos más años de los que quiero reconocer, algo así intenté hacer en un examen y elegí una cartera de valores de forma aleatoria. Tengo que decir que mi profesor no apreció mi «originalidad».

@resbla