Categorías
negocios

Migraciones Impositivas

Que los multimillonarios emigren buscando países de bajos impuestos no es algo nuevo. Sin embargo, la nueva realidad post-COVID, con el teletrabajo siendo algo común, seguramente haga de estas migraciones impositivas algo mucho más común, algo posible para casi cualquiera.

De todo esto hablamos en este #technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2021/01/migraciones-impositivas.mp3?_=1

 

A nadie se le escapa que los multimillonarios han emigrado (al menos fiscalmente) habitualmente buscando pastos más verdes en lo impositivo. Tradicionalmente, siempre ha habido un buen número de paraísos fiscales para esas personas con mucho dinero. Pequeños países del Caribe, Mónaco, y últimamente países asiáticos o de Oriente Próximo han sido los destinos tradicionales.

La realidad, es que incluso países que hablan mucho de la lucha contra los paraísos fiscales, entraron en la lucha por atraer a estos multimillonarios. Sin ir más lejos, España o Portugal lanzaron programas para atraer personas de alto patrimonio a través de visados a cambio de inversiones, y sí, están viniendo unos cuantos.

En EEUU, hace pocos días, Ellon Musk anunciaba que se mudaba a Texas, otro caso de multimillonario buscando pagar menos impuestos, pero que en EEUU se ha convertido en algo habitual y casi siempre con destino a Texas o Florida.

Aunque no son solo multimillonarios los que huyen de California, Oracle o HP anunciaron también que dejan Silicon Valley. De hecho, para fondos de capital riesgo especializados en tecnología, California ya no es su destino favorito, ahora es Miami, pero Texas también está atrayendo muchos inversores.

En EEUU, como es habitual, están utilizando adjetivos grandilocuentes. Estampida, incluso hay gente que dice que San Francisco puede ser la siguiente Detroit. Incluso se habla del movimiento alt-cities.

Sin duda es exagerada la comparación, pero también es cierto que esto va más allá de millonarios y empresas buscando menos impuestos. La crisis del COVID ha cerrado oficinas, algunas temporalmente, otras para siempre. Y claro, los empleados están empezando a explorar vivir desde otros sitios, más baratos, o más “interesantes”.

De momento, no hay más que muchas anécdotas de gente que cambia de residencia por este motivo, pero hay pocos datos. De lo poco que he podido encontrar es este artículo de una empresa de alquiler de viviendas en EEUU.

Los autores dicen que es aún temprano para ver cambios radicales, pero intuyen varias tendencias. La primera es que la gente migrando de grandes ciudades, se va a ciudades cercanas pero más pequeñas y baratas. Por otro lado, estos migrantes, están aprovechando el mercado para alquilar por períodos cortos. Es decir, están probando cómo es vivir en la zona, o están saliendo de forma temporal de las grandes ciudades con intención de volver. También han detectado incrementos en sitios exóticos como Hawaii, pero siempre con alquileres de corta duración.

Salvando las distancias, aquí estamos viendo algo parecido. Pero también, muchas anécdotas y pocos datos. Muchos pueblos de toda España hablan de que tienen un buen número de nuevos vecinos. Es difícil saber ahora si serán movimientos permanentes. En muchos casos, la gente se ha ido a segundas residencias o la “casa del pueblo” de su familia, pero es indudable que esto será una nueva realidad en el mundo post-covid.

McKinsey en sus predicciones para el mundo post-pandemia dice que actualmente, y a nivel mundial, el 20% de los trabajadores podrían realizar de forma igual de efectiva su trabajo de forma remota. Cierto es que en España estamos peor que en otros sitios, pero también es cierto que dónde más caro es vivir, más porcentaje de estos trabajos ahí.

Parece poco lógico pensar que personas que puedan trabajar desde cualquier sitio elijan quedarse dónde la vida sea más cara y se paguen más impuestos. Así que es probable que las migraciones impositivas empiecen a ser mucho más comunes entre gente que no es multimillonaria.

Y aquí los gobiernos se van a encontrar ante un gran dilema en algo que ya nos es muy familiar aquí en España después de que el término dumping fiscal se haya incorporado al lenguaje habitual de políticos y tertulianos. ¿Entrarán a competir con otros territorios con menos impuestos para atraer a este tipo de trabajadores?

La cosa se complica cuando tenemos en cuenta que en Europa estamos lejos de un sistema fiscal común, por no decir que dentro de España tenemos diferencias entre Comunidades Autónomas.

Parece mentira, pero es complicadísimo comparar lo que pagaría un trabajador con el mismo sueldo en diferentes países de Europa. Lo más cercano que he encontrado con algo así, es este documento de Deloitte, aunque es del 2017. En todas las bandas de sueldo, España está en la parte media-alta en cuanto a ingresos netos después de impuestos para el trabajador.

Si a esto le sumamos nuestra calidad de vida, no es sorpresa que tengamos hasta 5 ciudades en la lista de las diez mejores ciudades para los expatriados.

Eso sí, el “tema fiscal es algo muy complicado” en España, algo con lo que no hace falta ser un expatriado para estar de acuerdo. Lo cual abre también a la “competencia fiscal” entre territorios no sólo a través de menos impuestos, sino a través de unas menores trabas burocráticas.

Estonia hace años tiró por ahí y creó el concepto de “e-residency” por el que personas no residentes en Estonia pueden crear empresas en el país a través de un procedimiento 100% online y de muy bajo coste. Es decir, se puede crear una empresa desde Madrid en Tallin sin poner el pie en Estonia. Si no conoces un emprendedor con su startup en Estonia, no conoces suficientes emprendedores…

Así que tenemos todos los mimbres para poder hacer un programa potente de atracción de talento y de trabajadores cualificados (y remoto). Se lleva tiempo pidiendo una estrategia nacional en este sentido, pero parece poco probable que esto ocurra dada la situación política. Es más probable que veamos intentos locales o regionales, y seguramente acusaciones de dumping fiscal por otras.

De momento, los visados a emprendedores no han sido un gran éxito, ninguna sorpresa la verdad. En todo caso, más allá de programas y peleas territoriales, la realidad es que las personas, liberadas de tener que ir a un espacio físico, empezarán a tomar decisiones sobre dónde vivir de forma diferente. Esto, seguramente no hará que de la noche a la mañana Silicon Valley se convierta en Detroit, o la España Vacía se llene de emprendedores tecnológicos o trabajadores digitales, pero sin duda, la migración impositiva va a ser una realidad para muchas personas (no multimillonarias).

@resbla

Categorías
transformación digital

The Digital Transformation B2B Elements of Value (I)

Hace unos meses (veo ahora que son ya unos cuantos), leí un artículo sobre un modelo creado por Bain para explicar cómo las empresas generan valor en sus negocios B2B para sus clientes llamado “The Elements of B2B Value“. Bain ya había desarrollado un modelo parecido para negocios B2C, y siguió la misma lógica para entornos B2B, crear una pirámide (que recuerda a la de Maslow) que ordene las diferentes fuentes de valor según Bain, en este caso, 40.

Me pareció interesantísimo en su momento, y me ha ido gustando más a medida que la he utilizado en conversaciones con startups que están empezando a desarrollar sus modelos de venta B2B. Aún con todas las limitaciones de un modelo como este, me parece una herramienta potentísima para reflexionar sobre nuestra oferta comercial y buscar formas de mejorarla. Seas una startup o una gran empresa.

Además, el modelo resonó tan bien conmigo porque creo que refleja cosas que he vivido en mi experiencia comercial que normalmente no son obvias a priori.

Hace tiempo que pensé que sería una buena idea intentar explorar el modelo e intentar adaptarlo a un entorno de transformación digital. Es decir, ¿cómo generan valor las empresas en negocios B2B a través de la transformación digital? Y lo que es (casi) lo mismo, ¿cómo la transformación digital ayuda a vender más?

Y por fin he tenido tiempo para poder meterme en harina. Así que he aprovechado estas Navidades para desarrollar la pirámide de los elementos del valor en negocios B2B de la Transformación (The Digital Transformation B2B Elements of Value).

Por supuesto que además se integra muy bien con las herramientas que he ido publicando sobre Transformación Digital, con el The Digital Transformation Canvas a la cabeza, pero también el Índice de Digitalización del Modelo de Negocio.

Para no extenderme mucho, publicaré la pirámide en dos partes. Esta primera dónde además de presentarla, hablaré un poco de la estructura y de su lógica. Y una segunda, en la que veremos cada uno de los elementos de ella.

Y sin más preámbulo, aquí tenéis The Digital Transformation B2B Elements of Value. Os lo podéis descargar en pdf desde aquí, y como es habitual, lo comparto bajo la licencia Creative Commons Atribución/Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional. Esto significa que se puede compartir libremente, y se pueden también hacer modificaciones, lo único que se pide en ambas situaciones es reconocer la autoría original del modelo.

Siempre digo eso de que saber copiar con orgullo es una buena fuente de innovación. Así que hagámoslo utilizando la pirámide como forma de ordenar los diferentes elementos de valor de la Transformación Digital. Esta pirámide sigue una lógica parecida a la de la Pirámide de Maslow, cuánto más abajo las necesidades desde el punto de vista del comprador son más básicas, y por lo tanto, el valor que generamos es menor pero necesario, y a medida que subimos, el valor que se genera es mayor pero no valen nada si las necesidades inferiores no están cubiertas.

Por explicarlo con un ejemplo concreto, de nada vale que seamos capaces de tener una visión relacionada con la transformación digital de la industria, si nuestro producto no cumple las especificaciones técnicas mínimas que necesita nuestro cliente. Pero de la misma forma, el cumplimiento de esas especificaciones técnicas es una condición necesaria para poder “jugar”, pero está muy lejos de ser suficiente y generar un valor diferencial frente a nuestra competencia.

A diferencia de la pirámide de Bain (que tiene 5), este The Digital Transformation B2B Elements of Value tiene 6 niveles. Vamos a verlos de “abajo arriba”:

  • Table Stakes: Los requisitos mínimos para operar en un mercado o para “entrar en una cuenta”. Son las expectativas mínimas que esperan nuestros clientes de nosotros y que si no las cumplimos, nos dejan fuera de juego. Aportan poco valor a nuestro cliente, y no son fuente de ventaja competitiva frente a nuestra competencia. Sin embargo, es absolutamente necesario
  • Functional Value: Valor puramente generado por las características del producto o servicio que ofertamos. Desde el punto de vista de la Transformación Digital, esta nos puede ayudar para aumentar las características de nuestro producto o servicio, también desde un punto de vista de producto extendido. Existen dos sub-categorías:
    • Economic: Aquí tenemos las características relacionadas con los aspectos económicos de nuestra oferta y cómo podemos generar valor a través de su Transformación Digital.
    • Performance: En esta parte en cambio, tenemos las características propiamente dichas de nuestra oferta. Aspectos técnicos relacionados con el rendimiento y funcionalidades.
  • Ease of Doing Business Value: Algo que parece un contrasentido, pero muchas empresas hacen difícil a sus clientes comprar de ellos. Burocracia, procedimientos, ortodoxias que quizá en algún momento tuvieron lógica de negocio pero que siguen vigentes haciendo a la empresa menos flexible. Y algo que en mi experiencia, crea grandísimas oportunidades de negocio, facilitar la compra a tus clientes. Aquí tenemos tres sub-categorías:
    • Access: La forma en la que nuestros clientes acceden al producto o servicio, o acceden a nuestros equipos comerciales o de soporte.
    • Strategic: Cómo nuestra empresa, sus productos y servicios, ayudan a nuestros clientes en cuestiones estratégicas, y más concretamente dado que hablamos de digitalización, a su propia Transformación Digital.
    • Relationship: Cuestiones que afectan a cómo la relación entre las dos empresas puede fortalecerse y a través de qué elementos se genera valor a través de la Transformación Digital.
  • Ease of Assimilation Value: Este es un nivel que he añadido a los que incluía Bain en su pirámide en el que intento representar elementos que generan valor al hacer más fácil al cliente utilizar y acelerar el uso de nuestra solución. Tiene dos sub-categorías:
    • Productivity: Elementos que hacen aumentar la productividad a nuestro cliente.
    • Operational: Cuestiones operativas que generan valor a nuestro cliente.
  • Individual Value: Esto puede sorprender, que el valor que se genera individualmente a las personas que toman las decisiones sobre la compra de nuestro producto en nuestro cliente esté colocado por encima de otras cuestiones relacionadas con el propio producto. Sin embargo, la experiencia dice que es así. También Bain lo encuentra en su investigación, pero es algo también consistente con lo que encontró CEB en The Challenger Sale. Conocer la agenda personal de las personas que toman decisiones es clave en cualquier venta, y por lo tanto, el valor que podamos generar a esas personas, nos ayudará a vender más. Este nivel tiene dos sub-categorías:
    • Career: Aspectos relacionados con la carrera profesional de esas personas.
    • Personal: Aspectos personales.
  • Inspirational Value: Elementos que generan valor a través de elementos que inspiran a nuestro cliente y a confiar en que trabajando con nosotros su futuro será mejor. Aquí tenemos dos sub-categorías:
    • Digital DNA: Lo “digital” que es nuestra empresa. Si predicamos con el ejemplo, si somos un modelo de Transformación Digital.
    • Purpose: El propósito de nuestra empresa, su objetivo final que trasciende al “simple” beneficio y cómo este puede inspirar a nuestros cliente y generar valor a través de ello.

Vamos a dejarlo aquí, en unos días publicaré una segunda parte en la que veremos cada uno de los 41 elementos que componen esta pirámide de The Digital Transformation B2B Elements of Value. Mientras tanto, muy interesado en vuestras opiniones.

@resbla

PD: Si quieres ver en detalle ejemplos de cómo líderes en Transformación Digital generan valor a través de esos elementos del valor de la Transformación Digital, ponte en contacto conmigo y preparamos algo específico para tu organización

Categorías
negocios

Los unicornios acaban el 2020 con una fiesta

Las últimas semanas del año se están convirtiendo en una fiesta en la bolsa. Si los máximos históricos del Dow Jones no fueran suficientes, las diferentes OPVs de unicornios en estas últimas semanas están siendo explosivas.

Esto está generando muchas prisas para salir a bolsa para no perder la oportunidad, pero valoraciones que se multiplican por tres en cuestión de horas no dejan de ser muy sorpresivas y quizá indiquen que estamos ante una burbuja importante.

De todo esto hablamos en este #technobits de Capital Radio con Luis Vicente Muñoz:

https://resbla.com/wp-content/uploads/2020/12/IPOs-2020.mp3?_=2

 

El año 2020 recordará a algunos el final de los años 90 y las salidas a bolsa de las .com. El COVID no ha sido obstáculo para que este año hayan salido a bolsa más unicornios que el año pasado, pero es que sobre todo, las subidas de la cotización después de la salida a bolsa ha sido espectacular.

En los últimos días ha habido dos OPVs de quitar el hipo (perdón por el chiste malo), AirBnB y DoorDash.

Empecemos por DoorDash, la líder del reparto de comida a domicilio en EEUU después de sobrepasar este año a Grubhub. Hay que recordar que Uber intentó comprar GrubHub hace unos meses, pero terminó comprando Postmates, operación que se completó hace pocas semanas.

No cabe duda de que este ha sido uno de los sectores que se ha beneficiado de la crisis del COVID, y si en Europa tuvimos ya una ronda de compras y fusiones en este sector, es probable que esto marque una nueva fase de consolidaciones.

En todo caso, si la subida de un 86% en el primer día de cotización de DoorDash es impresionante valorando la empresa en más de 60000 millones de dólares, más lo es si tenemos en cuenta que la última valoración privada fue de 15000 millones.

Algo parecido pasa con AirBnb. Ya hemos hablado aquí del impresionante esfuerzo que ha hecho la compañía para adaptarse a la nueva realidad del COVID. Sin embargo, la empresa se valoró en Abril en 18000 millones, cuando el día de su OPV llegó a valer más de 83000 millones de dólares.

Las capitalización de estas empresas frente a sus últimas valoraciones privadas llaman mucho la atención, pero que en un día prácticamente doblaran su precio de salida dice muy poco de las valoraciones que cerraron los bancos que se encargaron del proceso. Si sumáramos las diferencias entre el precio de salida y el del cierre del primer día hablaríamos de unos 4000 millones de dólares que se dejaron sus dueños (y los bancos en comisiones) en la mesa.

Esta locura no es fácil de explicar. El dinero barato, el apetito cada vez más alto por el capital riesgo incluso por parte de inversores más “institucionales” lo explican en parte. No cabe duda de que la luz al final del túnel del COVID también anima a los inversores, y que el capital riesgo funciona como una bola de nieve. Cuánto mejor le va, más dinero tienen para invertir, y más se inflan las valoraciones. De hecho, este año será el mejor año de la historia de Y Combinator, ¿y adivinen qué harán con todo ese dinero? Invertir en más startups.

También ayuda en esos precios de locura que cuando estos unicornios salen a bolsa, en realidad ponen en circulación un porcentaje muy pequeño de su capital. En el caso de AirBnB y DoorDash menos del 10% de su capital salió a bolsa la semana pasada.

Todo indica que hay hueco para que la locura siga. Así que es muy probable que muchas startups aceleren sus planes para salir a bolsa. Una de las más esperadas es Wish, que sale a bolsa hoy (en su rango máximo de valoración). Pero todo este calentón en el mercado hace que se empiece a hablar de la OPV de Coursera, o incluso, de SpaceX. Aunque en este caso, si hacemos caso a los tweets de Musk, sería Starlink quien saliera a bolsa. Según están las cosas, es probable que esto le pusiera a liderar la lista de personas más ricas del mundo.

En cambio, otras están retrasando su salida a bolsa para intentar maximizar los fondos levantados y el beneficio para los inversores. Dos de ellas son Affirm y Roblox que han anunciado que esperarán al 2021, no sólo para intentar subir el precio de salida, sino también para poner un porcentaje más alto de la compañía en circulación.

Así que el 2021 tiene pinta de que seguirá siendo territorio abonado para salidas a bolsa que sigan rompiendo récords y aumentando la población de unicornios. Pero en algún momento, llegará el momento de la realidad.

Ni AirBnb ni DoorDash son ejemplos de empresas muy rentables. Para AirBnb, el fin del COVID seguramente traiga muchas oportunidades de negocio, aunque muchísimo tendría que ser para justificar esa valoración por ingresos. Pero en cambio para DoorDash, su mejor resultado ha venido precisamente por los confinamientos. ¿Qué pasará cuando la gente no se quede tanto en casa?

No seré yo quien diga que tenemos una burbuja gigantesca de unicornios, pero parece que va a dar igual a medio plazo, todo indica que la música no va a parar y la fiesta seguirá.

@resbla